Administración Biden confirma que régimen cubano no está invitado a Cumbre de las Américas

El régimen comunista mostró mucho interés en acceder al foro de países democráticos, y desplegó una campaña en las últimas semanas buscando apoyo internacional para ser invitado
Canciller Bruno Rodríguez y presidente Miguel Díaz Canel
 

Reproduce este artículo

Brian A. Nichols, alto funcionario del Departamento de Estado de los EE. UU., confirmó este lunes que los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua no serán invitados a la IX Cumbre de las Américas que celebrarán las democracias de la región en junio próximo en Los Ángeles, California.

“Es un momento clave en nuestro hemisferio, un momento en el que estamos enfrentando muchos retos para la democracia. Los países que acabas de mencionar, Cuba, Nicaragua, el régimen de Maduro, no respetan la Carta Democrática de las Américas y por lo tanto no espero su presencia”, declaró Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, en una entrevista con Gustau Alegret para el programa televisivo “Cuestión de Poder”.

El periodista del canal NTN24 fue específico al recordar a Nichols que “el régimen cubano, en el poder desde hace décadas, estuvo en la Cumbre de 2015 en Panamá. ¿Ustedes lo van a invitar a esta Cumbre?

“No. Es una decisión para el presidente [Biden], pero yo creo que el presidente Biden ha sido bien claro sobre la presencia de los países que por sus actuaciones no respeten la democracia: no van a recibir invitaciones”, confirmó Brian A. Nichols.

La semana anterior el subsecretario de Estado había dicho que era “improbable” qué los regímenes autoritarios aliados de Cuba y el gobierno comunista de La Habana fueran invitados a la Cumbre de las Américas.

El alto funcionario estadounidense remarcó en una conferencia telefónica con periodistas sobre la IX Cumbre, prevista para realizarse del 6 al 10 de junio, que EE. UU. aún no ha enviado las invitaciones formales, pero estarán incluidas “todas las democracias” de la región, según reportó la agencia EFE.

El régimen cubano ha mostrado mucho interés en acceder al foro, y desplegó una campaña en las últimas semanas buscando apoyo internacional para que Estados Unidos lo invitara.

Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores, lamentó el pasado 25 de abril que EE. UU. excluyó a Cuba de los preparativos de la Cumbre de las Américas. El canciller hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa en La Habana, en la que instó “respetuosamente” al gobierno de Estados Unidos a que diga “si Cuba será invitada” a esa cita.

Rodríguez aseguró que Washington está ejerciendo “presiones extremas” sobre “numerosos gobiernos de la región” que, según el funcionario del régimen, se oponen a esa exclusión.

Durante 2021, en Cuba se agravó la situación de derechos humanos, sobre todo tras las masivas protestas contra el régimen comunista que estallaron en julio pasado. Permanecen cientos de presos en las cárceles de la isla, en su mayoría jóvenes, condenados a penas de hasta 30 años por manifestarse durante el levantamiento popular del último verano.

El Grupo de Trabajo sobre Detenciones por Motivos Políticos Justicia 11J, presentó el 20 de abril del presente año el informe “Tortura en Cuba” en el marco de la 73 sesión del Comité contra la Tortura, de Naciones Unidas. En ese espacio, entregaron la documentación sobre al menos 1440 detenciones tras las manifestaciones de julio de 2021. De ellas, al menos 750 personas permanecen en prisión.

“Varias personas excarceladas, o en detención, mediante distintas vías de comunicación, han denunciado golpizas, pases de corriente, ofensas verbales, amenazas de abuso sexual, uso de canes para amedrentar, interrupción del sueño, aislamiento en celdas oscuras, los cuales tipifican como tortura y malos tratos”, denunció, entre otras vejaciones, la periodista Darcy Borrero, miembro de Justicia 11J.

Prisioners Defenders registró, al cierre del 31 de marzo de 2022, la existencia de al menos 1027 prisioneros políticos en Cuba. Según el último listado publicado por la organización no gubernamental el 7 de abril, 891 detenidos tienen relación con las represalias de las protestas.