EEUU: es “improbable” que Cuba y regímenes aliados sean invitados a Cumbre de las Américas

"La Casa Blanca invitará a todos los gobiernos democráticos de la región a la cumbre", afirmó Brian A. Nichols
EEUU: es “improbable” que Cuba y regímenes aliados sean invitados a Cumbre de las Américas
 

Reproduce este artículo

Brian A. Nichols, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, señaló este miércoles que es "improbable" qué los regímenes de Cuba, Nicaragua y Venezuela, sean invitados a participar en la Cumbre de las Américas, prevista  del 6 al 10 de junio en Los Ángeles, California.

El alto funcionario estadounidense remarcó en una conferencia telefónica con periodistas sobre la IX Cumbre, que EE. UU. aún no ha enviado las invitaciones formales, pero estarán incluidas "todas las democracias" de la región, según reportó EFE.

"La Casa Blanca invitará a todos los gobiernos democráticos de la región a la cumbre", dijo Nichols. No obstante, desestimó que se encuentren entre los asistentes delegaciones de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Sobre Venezuela, Nichols puntualizó que Estados Unidos no considera a Maduro "un gobernante democrático", aunque no precisó si participará en la Cumbre el opositor Juan Guaidó, reconocido por Washington como presidente interino del país.

EEUU tiene "un gran respeto" por el gobierno interno de Guaidó, señaló.

La IX Cumbre de las Américas, la segunda organizada por Estados Unidos, tendrá como lema "Construir un futuro sostenible, resiliente y equitativo" y se centrará en el incremento de flujos migratorios en la región. Además se abordarán temas relacionados con la crisis climática, el crecimiento económico equitativo, la transición hacia energías limpias y el papel de la sociedad civil y los medios independientes.

Este es un evento que se celebra cada tres o cuatro años y reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de los países del continente americano. Cuba participó en las últimas dos ediciones en Panamá (2015) y Perú (2018).

Más de 1000  presos políticos en Cuba y canciller del régimen exige invitación a Cumbre de las Américas

 

El canciller del régimen cubano Bruno Rodríguez instó este lunes al jefe de la diplomacia estadounidense Antony Blinken a informar si Cuba “será invitada o no" a la próxima Cumbre de las Américas.

El jefe de la diplomacia de la isla comunista señaló en una declaración de prensa que “el país anfitrión no tiene ningún derecho a imponer exclusiones arbitrarias”.

Mientras el régimen exige asistir a la Cumbre, alrededor de 600 personalidades firmaron una carta dirigida a autoridades de países y organismos internacionales pidiendo la “expulsión” de Cuba del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, según declaró a la agencia EFE John Suárez, director ejecutivo Centro para una Cuba Libre.  

Suárez precisó que el documento colas firmas ya fue enviado a la Casa Blanca y los primeros ministros Magdalena Andersson, de Suecia, y Justin Trudeau, de Canadá. A la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, también le fue entregada, reportó el medio citado.

El Centro para una Cuba Libre resaltó la relevancia de que la carta, firmada por ex diplomáticos, activistas de derechos humanos y personalidades internacionales, llegue a los “gobernantes de todos los países de la Asamblea General de Naciones Unidas”.

La petición de expulsión del régimen cubano se basa en el octavo punto de la carta fundacional del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que establece que cuando uno de los miembros viola sistemáticamente los DD.HH. puede ser destituido, explicó Suárez.

Al cierre del 31 de marzo de 2022, la organización Prisoners Defenders (PD) reportó que en Cuba hay 1.027 prisioneros políticos "sufriendo condenas judiciales y disposiciones de la fiscalía sin intervención judicial", se indica en su último informe.

Según el último listado de PD, publicado este 7 de abril, de los 1.027 prisioneros políticos presentes en la lista actual, 891 provienen de la represión de las manifestaciones del 11 de julio de 2021.

La organización no gubernamental reconoce que la cifra real sería al menos un 30% más alta.