Administración Biden niega estar detrás de marcha del 15N

“El pueblo cubano está expresando sus preocupaciones sobre la libertad, sobre la democracia y los fracasos de ese mismo régimen para satisfacer sus necesidades”, dijo Ned Price
Díaz Canel y Ned Price
 

Reproduce este artículo

Estados Unidos rechazó las acusaciones del régimen cubano de estar implicado en la Marcha Cívica por el Cambio, prevista para el próximo 15 de noviembre en varias ciudades de la isla.

“Lo que hemos visto en Cuba desde el 11 de julio, lo que sospecho que veremos a mediados del próximo mes (…), no es una demostración de los deseos del Gobierno de los Estados Unidos”, afirmó el martes Edward “Ned” Price, portavoz del Departamento de Estado.

El alto funcionario de la administración Biden, dijo en conferencia de prensa que durante los últimos meses “el pueblo cubano está expresando sus preocupaciones sobre la libertad, sobre la democracia y los fracasos de ese mismo régimen para satisfacer sus necesidades”.

El 24 de octubre Miguel Díaz-Canel, presidente designado por el general Raúl Castro, dijo en la clausura del II Pleno del Partido Comunista que en Cuba “hay suficientes revolucionarios para enfrentar cualquier tipo de manifestación que pretenda destruir a la Revolución”.

El mandatario, que atribuye a Estados Unidos responsabilidad en las manifestaciones pro democracia de los últimos meses, dijo: “¡Que sepan los imperialistas que van a tener que luchar contra un pueblo que no se deja engañar, un pueblo suficientemente numeroso, valiente y heroico para luchar al que no le asustan las amenazas!”.

En cambio, Price afirmó el martes que su gobierno apoya “los derechos del pueblo cubano y del pueblo en todas partes a ejercer sus libertades de expresión, su capacidad de reunirse pacíficamente”. Hizo un llamado al régimen castrista “para que respete estos derechos y no lo vea como un ataque sino como una oportunidad para escuchar a su propio pueblo y hacer lo que es correcto para los cubanos”.

El portavoz del Departamento de Estado felicitó “al pueblo de Cuba por mostrar pacíficamente la fuerza de su voluntad y el poder de su voz que, tras la protesta del 11 de julio, el gobierno ha intentado sistemáticamente silenciar, incluso a través de la opresión violenta, detenciones injustas de cientos de manifestantes, periodistas y de activistas, la censura de Internet, y otras tácticas que rechazamos”.

Ned Price aseguró que la administración Biden está “con todos los cubanos que buscan un gobierno que respete sus derechos humanos y libertades fundamentales”.

Decenas de ciudadanos convocados por el grupo contestatario Archipiélago, en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas, Camagüey, Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades, firmaron documentos que notifican a las autoridades la intención de marchar “contra la violencia”, por el respeto a los derechos humanos y a favor de la libertad de los presos políticos.

El 12 de octubre el régimen declaró “ilícita” la manifestación y el 21 de este mes la Fiscalía General de la República amenazó a los activistas con procesarlos por “instigar a delinquir” y otros supuestos delitos castigados con prisión.