Diputada de Bélgica pide apoyo para “el grito cubano de libertad”

Kathleen Depoorter, diputada federal de Bélgica, pide a los políticos y medios de comunicación europeos que apoyen “el grito cubano de libertad [que] es más fuerte que nunca”, tras décadas de “opresión por parte del régimen comunista de los Castro”
Kathleen Depoorter, diputada belga
 

Reproduce este artículo

La diputada belga Kathleen Depoorter pide a los políticos y medios de comunicación europeos que apoyen “el grito cubano de libertad [que] es más fuerte que nunca”, tras décadas de “opresión por parte del régimen comunista de los Castro”.

En una carta abierta, la integrante del partido Nueva Alianza Flamenca (NVA) criticó que en su país y en el continente “no se oye ni se lee casi nada sobre el tema. La prensa prefiere escribir sobre COVID y los políticos prefieren sus vacaciones de verano [en la isla] a los cubanos, que dan la voz de alarma tras años de opresión”.

Según Depoorter, parlamentaria federal, “los cubanos no aparecen en los titulares de los periódicos y no hay declaraciones políticas de jefes de gobierno o ministros de exteriores”.

En la misiva, expresó que “una señal [del gobierno] belga de presión política para acabar con la locura comunista en Cuba, que se prolonga desde 1959, sería seguramente aceptable si pudiera dar un impulso al giro hacia un proceso democrático sostenible para los cubanos”.

Denunció que, en Cuba, cuando los manifestantes del el 11 de julio salieron “a la calle con el objetivo de conseguir una vida mejor”, el régimen ha respondido enviando “tropas, incluidas las llamadas Brigadas de Respuesta Rápida y militantes del Partido Comunista armados con porras y armas de fuego. Los manifestantes fueron atacados a tiros, detenidos y torturados. También se cerró completamente el acceso a Internet”.

Kathleen Depoorter escribió que “durante más de seis décadas, el régimen castrista ha negado al pueblo cubano las necesidades más básicas, ha violado los derechos humanos y ha prohibido todo tipo de libertades. En la isla, los cubanos deben tener cuidado con quién hablan y de qué hablan, porque la vida está estrictamente vigilada por los servicios de seguridad. Las críticas al gobierno no están permitidas y pueden resultar hasta en una pena de prisión”.

Según Depoorter, “el régimen culpa a todo tipo de injerencias extranjeras y promete reformas para mejorar la calidad de vida. Pero al mismo tiempo, se niega a abandonar el modelo castrista y a reconocer que la 'gloriosa' revolución ha fracasado”.

Señaló al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, porque en un discurso televisado llamó “a sus partidarios a atacar a los manifestantes [del 11J], afirmando que 'se ha dado la orden de combatir'... y esto mientras las manifestaciones eran pacíficas”.

La diputada cree que “el tono polarizador del discurso [de Díaz-Canel] refleja la desesperación de la dictadura más antigua de América Latina por mantenerse en el poder”.

“Es posible que nunca sepamos el número exacto de muertes, detenciones y desapariciones”, lamentó la política belga, quien concluyó diciendo que “este giro hacia la democracia [en Cuba] merece el apoyo internacional”.

La organización de exiliados Cubanos Libres de Bélgica (BelgoCuba), agradeció “la valentía de la diputada federal (…) por escribir una carta abierta a la prensa europea en defensa del pueblo cubano y a favor de nuestra libertad”.

Léo Juvier-Hendrickx, director de BelgoCuba, dijo que “nos sentimos por primera vez respaldado por un partido con tan gran influencia en la región flamenca de Bélgica. Miramos hacia el futuro con anhelo y esperanza”.