“Siempre es 11J”: reportan 361 manifestaciones públicas de protesta en Cuba durante agosto

El Observatorio Cubano de Conflictos (OCC) documentó 361 “manifestaciones públicas de protesta” que ocurrieron durante el mes de agosto en todos los territorios de Cuba
Cuba: 361 manifestaciones públicas en agosto
 

Reproduce este artículo

El Observatorio Cubano de Conflictos (OCC) documentó 361 “manifestaciones públicas de protesta” que ocurrieron durante el mes de agosto en las 15 provincias de Cuba y el municipio especial Isla de la Juventud, según un informe publicado este jueves 1ro. de septiembre.

De acuerdo con el Observatorio, en agosto se invirtió la tendencia de los tres meses anteriores y los reclamos por derechos políticos y civiles superaron a las manifestaciones por derechos económicos y sociales.

“De las 361 protestas ocurridas en agosto, 219 fueron por derechos políticos y civiles (DPC, 61 %) y 142 por derechos económicos y sociales (DES, 39 %)”, registra el estudio del OCC, un proyecto apoyado por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba.

“Este giro, en un mes en que la situación económica del ciudadano empeoró por el nivel de inflación y los cortes de electricidad, es significativo”, afirma la institución.

Los cacerolazos por los apagones aumentaron en un 145%, de 20 en julio a 49 en agosto. Se mantuvieron a lo largo del mes, siendo Artemisa la provincia con mayor número de protestas de este tipo (8), seguida por Cienfuegos (7) y Holguín y Camagüey con 6 cada una, enumera el OCC.

Según la organización independiente, “el crecimiento de las protestas por motivos económicos y sociales está relacionado con los cortes de electricidad ('apagones'), el colapso del sistema de salud ante la epidemia creciente de dengue, la escasez de alimentos y medicamentos, así como la inflación y la recogida de basura”.

El Observatorio señala que “las demostraciones en que se acusa directamente al gobierno por su mala gestión se duplicaron, de 85 en julio a 172 el mes pasado. Pero no solo resalta el aumento cuantitativo: aunque muchas de las protestas exigieron un cambio del gobierno de Díaz-Canel, también han demandado un cambio de sistema: no más socialismo”.

La organización agrega que en agosto de 2022 se alcanzó “la cifra mensual más alta de protestas”, solo superada ─desde que el OCC comenzó a contabilizarlas en septiembre de 2020─ por el mes de julio de 2021.


“Las protestas han asumido una gran diversidad de formatos, y ahora incluyen desde manifestaciones callejeras hasta plegarias masivas en lugares públicos; cacerolazos; pintadas de muros; campañas cívicas con volantes y carteles; misas contestatarias; hackeo de sitios oficiales y hoteles extranjeros asociados al grupo militar-empresarial Gaesa; dramáticas denuncias públicas, personales y colectivas, en las redes sociales; renuncias a centros de trabajo para no aceptar las reglas políticas que en ellos se imponen; participación en las  transacciones económicas del mercado informal y (…) la emigración misma para no someterse por más tiempo al sistema vigente”.

Además señala que se producen “acciones violentas que nadie se atribuye”, como “los incendios de centros de recreo estatales, las pedradas a vidrieras de tiendas y empresas dolarizadas del Estado, así como los enfrentamientos físicos o a pedradas con las fuerzas represivas en las manifestaciones callejeras”.

El Observatorio Cubano de Conflictos destaca en su último informe que, “frente a los escépticos que antes creían imposible un episodio insurreccional como el del 11 de julio de 2021 y después evaluaron la rebelión del 11J como una anomalía imposible de reproducirse, los ciudadanos parecen responder que en lo adelante Siempre será 11J”.