Pandilleros asesinan brutalmente a joven en Santiago de Cuba
Una decena de integrantes de una pandilla o banda juvenil de Santiago de Cuba asesinaron brutalmente al ciudadano Raúl Torres Sarmientos, de 23 años de edad
 

Reproduce este artículo

Una decena de integrantes de una pandilla o banda juvenil de Santiago de Cuba asesinaron brutalmente al ciudadano Raúl Torres Sarmientos, según denunció este sábado el coordinador nacional de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer.

El hecho ocurrió en el reparto Vista Hermosa, conocido popularmente como Van Van, en una fiesta juvenil de las que en la oriental provincia se conocen como “Pum Pum”. De acuerdo con testigos presenciales consultados por Ferrer, la víctima, de 23 años de edad, habría recibido más de 30 puñaladas.

“Los agresores, una decena aproximadamente según fuentes consultadas, pertenecen a una banda juvenil conocida como la banda El Plateado”, precisó el líder opositor cubano y expreso político, quien lamentó que la violencia creciente en su provincia se haya cobrado la vida de otro joven cubano.

El asesinato mediante arma blanca se produce a sólo días de que Santiago de Cuba experimentase una conmoción generalizada por el feminicidio ocurrido en la mañana del sábado 7 de noviembre, cuando un hombre ultimó con arma de fuego a dos mujeres.

El Ministerio del Interior (Minint), mediante una escueta nota, había precisado que siendo las 8.00 a.m. del referido día, en la parada de ómnibus ubicada en el Micro 9, en el centro urbano José Martí, “un ciudadano se acercó a dos compañeras que se encontraban en el lugar y extrajo un arma de fuego, disparándoles a ambas”.

“Una quedó occisa en el lugar y la otra fue trasladada al hospital y cuando se procedía a operar falleció en el salón. El autor de los hechos se dio a la fuga, por lo que de inmediato se desplegó en todo el lugar un dispositivo policial y unos minutos más tarde fue detenido cuando huía, ocupándosele el arma homicida”, agregó en su nota el Minint.

El domingo 8 de noviembre se supo que ambas víctimas eran madres trabajadoras, educadoras de los Círculos Infantiles “Mis Primeros Días” y “La Bailarina Española”, respectivamente, ubicados en la zona del hecho.

El reportero oficialista Cuscó Tarradell, principal corresponsal en Santiago de Cuba del estatal Sistema Informativo de la Televisión Cubana, reveló que las occisas dejaban un hijo varón cada una: “uno de los pequeños posee cuatro años de edad; el otro, cinco años”.

Según Tarradell, quien publicó detalles en su página de Facebook, no tenían parentesco las víctimas, ambas de 27 años: “las mujeres ultimadas a disparos eran buenas amigas”. Amistades, familiares y colegas de trabajo las consideraban “personas de bien”.

“Recientemente una de ellas celebró su aniversario de vida el primero de noviembre de 2020”, continuó el periodista. Aseguró que “el criminal había tenido relaciones cercanas con una de las víctimas; fue su pareja oficial, y a la vez consta como el padre de uno de los pequeños que debe resignarse a vivir sin su mamá”.

Asimismo, explicó que las jóvenes asesinadas en Micro 9 esperaban un transporte para dirigirse a la Universidad de Oriente, donde cursaban la Licenciatura en Educación Preescolar. En julio de 2021 se hubieran graduado en la mencionada profesión.

“El homicida les disparó no solo a las dos amigas sino a una tercera que también compartía con ellas (las 3 eran compañeras de estudio y de trabajo), pero esta última pudo huir a tiempo y quedó con vida. Fue atendida en el Hospital Provincial Saturnino Lora de Santiago de Cuba. Hoy sufre secuelas psicológicas”.

Sobre el feminicida, el reportero oficialista dijo que trabajaba en una carpintería particular de Santiago de Cuba y tiene poco más de 20 años. Ni esta fuente, ni el Minint que continúa investigando, se han referido a la posible procedencia de del arma de fuego, algo raro en Cuba, donde el régimen las prohibió a quien no formara parte de los órganos represivos.

Respecto al nuevo asesinato reportado por Ferrer, se suma a la lista de crímenes violentos y violencia juvenil que va aumentando en Cuba, como consecuencia, para muchos, de fenómenos como el alcoholismo y la carencia de verdaderas posibilidades para realizarse en la vida fuera de la marginalidad y la delincuencia.