Olvídate de los espárragos: Venden un jamón en 575 dólares en una tienda de Cuba
Un jamón ibérico cuesta en España alrededor de 186 dólares, pero España no es Cuba, claro está, y el castrismo es un régimen muy raro y ambicioso
Jamón ibérico
 

Jonathan Swift, Lewis Carroll e Isaac Asimov crearon mundos colmados de maravillas, pero ninguno de ellos puede igualar la imaginación alocada conque el castrismo hace reír a la gente en redes sociales con sus locuras.

Ya quedó atrás el día en que un automóvil de gama baja se vendía en Cuba a la astronómica cifra de 250 000 dólares —lo que cuesta un finísimo deportivo en cualquier país normal—, pero todavía está lejos el momento en que un cubano pueda comer el delicioso jamón ibérico sin tener que robar para poder pagarlo.

Porque esa es la nueva maravilla que provoca furor entre los internautas cubanos: una pierna de jamón español se vende en las nuevas tiendas abiertas por el régimen, que sólo aceptan divisas, a 575 dólares. Para tener una idea del precio, cuesta lo mismo que una laptop de mediana calidad en México o en España, tres piernas de esa misma calidad.

“¿A qué especie pertenece este pedazo de jamón?... O su precio se debe a algún procedimiento único que lo hace especial... Lo vi en la tienda de Boyeros y Camagüey y pensé... Ñoooo vale más que un split —aire acondicionado— de 1 tonelada que en esa misma tienda valía 361 USD”, confesó el usuario Edlyn Pupo en Facebook.

El salto a la fama del jamón ibérico desplazó el escándalo de los espárragos; medio kilo de ese noble alimento en conserva, que en cualquier latitud está al alcance de las economías más modestas, cuesta 68 dólares en las nuevas tiendas en MLC.

Por favor perdonen mi ignorancia pero necesito que algún conocedor del tema me pueda aclarar algo... A que especie...

Posted by Edlyn Pupo on Friday, August 7, 2020

Los nuevos establecimientos, unos 72, abrieron luego de que el régimen anunciara un paquete de medidas económicas para tratar de ganar divisas, cada vez más escasas debido a los efectos de la crisis provocada por el coronavirus y la ineficiencia del sistema.

La medida provocó reacciones adversas de parte de la población, pues durante meses hubo desabastecimiento de productos básicos y, de pronto, las nuevas tiendas abren llenas de ellos a precios exorbitantes. Muchos interpretaron eso como una jugarreta del régimen, que acaparó productos para revenderlos más caro luego.

También aparecieron críticas porque sólo quien reciba remesas del extranjero podrá comprar en las tiendas. La mayoría de los cubanos ganan su salario en CUP o CUC, dos monedas muy devaluadas frente al dólar estadounidense.