Médicos cubanos reprimidos por el régimen llegan a EEUU

Los médicos Alexander Pupo Casas y Alexander Figueredo Izaguirre se exiliaron de Cuba huyendo de la represión gubernamental por sus críticas al régimen
Doctores Alexander Raúl Pupo Casas y Alexander Jesús Figueredo Izaguirre
 

Reproduce este artículo

Los médicos Alexander Raúl Pupo Casas y Alexander Jesús Figueredo Izaguirre llegaron este jueves a los Estados Unidos, tras una larga travesía de varias semanas. Ambos profesionales de la salud se exiliaron de Cuba huyendo de la represión gubernamental por sus críticas al régimen.

“Familia, ya estamos en los Estados Unidos. Nuestra travesía acaba de terminar, pero la lucha continúa. Muchas gracias a todos los que se preocuparon. Dios y ustedes viajaron con nosotros”, confirmó en Facebook el doctor Pupo.

“Hoy, luego de 3 meses de dura travesía, acabo de llegar a EE. UU., no vine buscando el sueño americano, le vine huyendo a la pesadilla cubana”, escribió en Facebook, por su parte, el doctor Figueredo Izaguirre.

El profesional dijo llevar consigo “una bolsita con sueños que jamás logré en Cuba, unos papeles, celular, y mi sello médico, aquel que un día atendió miles de pacientes en Cuba… nada, aquí no me sirve, pero lo tendré de recuerdo de que un día fui el #108356”.

Figueredo celebró que es “libre y pronto lo será mi Cuba para volver atender a mi gente. Su médico de patria y vida”.

Figueredo compartió detalles de su travesía, como sus impresiones sobre el cruce de la selva del Darién. A finales de junio, el médico relato que había estado “en temperaturas bajo 0 y a más de 38 grados, he caminado más de 100 km, dormido en el piso, en una iglesia, cruzando trochas, ríos, mares y selvas”. No obstante,  más que los obstáculos naturales, lo golpearon las vicisitudes de los migrantes en busca de un mejor porvenir, muchos de ellos compatriotas suyos.

Una parte de mí murió en la selva del Darién, viendo niños perdidos, personas ahogadas y muertas y sin poder hacer nada, solo mirar y seguir y pensar que el próximo podría ser yo, mis condiciones físicas y humanas las tengo al límite”, lamentó.

“Dios no le da cargas a ningún hijo que no pueda aguantar, creo que conmigo se le pasó el peso, desde el hostigamiento permanente en Cuba, mi profesión, mi familia, y ahora todo esto, pero me ha hecho más fuerte física e ideológicamente, espero que su recompensa sea darme fuerzas y vida para luchar por una Cuba libre y volver abrazar a los míos”, concluyó el doctor Figueredo.

Pupo Casas también se ha referido a la experiencia de huir de Cuba por la ruta del migrante: “Parece fácil, pero no lo es... Peligros por doquier y siempre se anda tenso...”, aseguró hace unas semanas al compartir una imagen de ambos, unidos a un grupo de personas que atravesaba una zona boscosa.

Desde abril pasado, ambos doctores cubanos, activistas de derechos humanos, pidieron ayuda en redes sociales para salir del país a causa de la persecución de la policía política y la imposibilidad de ejercer su carrera.

Pupo Casas explicó el 9 de abril que tanto él como Figueredo habían sido separados de sus centros de trabajo en la isla por defender los derechos humanos, y necesitaban ayuda de personas en el exterior para poder escapar.

El primero en lograr exiliarse fue Figueredo Izaguirre, quien salió de Cuba el pasado 25 de abril, según confirmó en sus redes sociales. Poco antes había lllegado a EE. UU. el doctor Manuel Guerra, después de atravesar Centroamérica y México. Guerra es otro de los médicos opositores al régimen de La Habana que se han exiliado en los últimos meses.

Según el Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras, en los últimos nueve meses al menos 157 339 cubanos llegaron por vía terrestre a EE. UU. Unos 16 170 solicitaron refugio político en el mes de junio.