Mariela Castro: “La gusanera está muy frustrada”

Mariela Castro Espín vuelve a agredir a quienes disienten de las ideas del régimen cubano. Esta vez con un tweet donde dice que la “La gusanera está muy frustrada”
Mariela Castro: “La gusanera está muy frustrada”
 

Reproduce este artículo

Mariela Castro Espín vuelve a agredir a quienes disienten de las ideas del régimen cubano. Esta vez con un tweet donde dice que la “La gusanera está muy frustrada con el impacto del trabajo de @cenesex_oficial, usan la causa #LGBTI para atacar a la Revolución”.

La hija de Raúl Castro y directora de la del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) está activa en las redes últimamente, solo que a la defensiva por la ola de críticas que sus últimas declaraciones han generado.

En antes mencionado tweet la “Infanta” expone que “A algunos les pagan para sabotear nuestro trabajo, a otras les dan becas condicionadas” para referirse a aquellos que critican el actuar de la dictadura. En Cuba cualquier muestra de desobediencia es un crimen para la dirigencia cubana.

Las reacciones en Twitter no se hicieron esperar. Varios usuarios mostraron su descontento a través de imágenes que exponen los atropellos de las fuerzas represivas cuando existen manifestaciones pacíficas en la Isla. Otros le criticaron el lenguaje, el discurso rancio y la falta de ética de sus recientes declaraciones:

“De tweets serios y aleccionadores has pasado al trapo, a las reyertas solariegas, al chancleteo…”.

Este es solo otro desafuero de la Castro Espín, quien recientemente llamó “garrapatillas” a sus críticos en una transmisión para anunciar la próxima jornada cubana contra la homofobia y la transfobia. Indicó además que estas jornadas suelen ser “constantemente saboteadas” por los “asalariados” a los que se refiere en su último mensaje en Twitter. Porque lo peyorativo parece continuidad dentro del discurso del poder cubano. 

Otro de los indicios de poca cordura de la Castro Espín fue lo que manifestó sobre las Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP) en una transmisión del programa “La tarde se mueve” de Edmundo García en Youtube. 

Mariela negó la triste verdad de las UMAP a donde fueron enviados obligatoriamente, entre 1965 y 1968, unos 30 mil cubanos por escapar de las normas que el totalitarismo de los Castro implementaba por ese entonces. Las UMAP pretendían “reeducar” a los “diferentes”: homosexuales, religiosos, desafectos políticos o intelectuales.
Castro Espín señaló que las UMAP “Son un tema sobredimensionado y distorsionado”, obviando el daño psíquico que esos campos de concentración, al estilo cubano, causaron en los confinados.

“Nosotros íbamos a la escuela al campo. ¿Ir a la escuela al campo eran campos de concentración? Mira que aprendimos mucho y nos divertimos mucho y lo cuestionábamos todo. Si lo pasábamos de lo más bien...”, aseguró Mariela Castro. Evidentemente, su realidad de favorecida dista mucho de la vivida por las víctimas de este experimento, quienes tuvieron que realizar trabajos forzados en las zafras de caña y otras actividades.