Habaneros piden que la policía sea más dura y confían en el Partido Comunista, asegura medio castrista

Sin embargo, lo que no dice la nota del Tribuna es que la represión policial en Cuba ha estado a la orden del día en los últimos meses
Habaneros piden que la policía sea más dura y confían en el Partido Comunista, asegura medio castrista
 

Reproduce este artículo

El primer secretario del PCC en La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, se atrevió a decir este martes que el pueblo pidió que la policía sea más dura y que confían en el Partido.

Según publicó el periódico oficialista Tribuna, estas declaraciones tuvieron lugar en una reunión del Consejo de Defensa Provincial (CDP), del que Torres Iríbar también es presidente.

"Un reclamo por parte de la población es que a la policía se le dé más autoridad para que no sigan ocurriendo casos de agresión contra los agentes del orden público", expresó.

Sin embargo, lo que no dice la nota del Tribuna es que la represión policial en Cuba ha estado a la orden del día en los últimos meses. 

En junio, por ejemplo, con una diferencia de menos de dos semanas, murieron por disparos de la policía dos jóvenes de La Habana.

Se trata de Yamisel Díaz Hernández, de 38 años, y Hansel Hernández, quien apenas tenía 27. Sobre el asesinato de ambos, el Ministerio del Interior (Minint) sacó a relucir que tenían antecedentes penales.

Los abusos y arbitrariedades de la policía del régimen cada vez provocan mayores consecuencias, difíciles de esconder en un contexto donde la ciudadanía denuncia en las redes sociales la represión.

Meses antes, a finales de abril, también trascendió una denuncia sobre dos adolescentes presuntamente violadas por agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) en Marianao, La Habana.

"Íbamos para [el barrio de] Pogolotti a un mandado de mi mamá, para recoger unas cosas que mi padrastro le iba a mandar a mi hermano. Cuando íbamos bajando por la plaza, viene subiendo la patrulla y nos piden carnet. Nosotros le dijimos que éramos menores de edad y que no teníamos carnet. Entonces ellos nos dicen: 'Bueno ustedes van presas con 3.000 pesos de multa, y cuando lleguen a la unidad ustedes llaman a sus madres'", relató una de las víctimas.

La menor de edad también refirió que ambas fueron conducidas en el auto policial hasta una zona alejada y oscura. "Nos llevaron por el Palmar, por ahí para abajo, por una finca que yo nunca, jamás en mi vida había ido", dijo la víctima a Cubanet.

Los dos oficiales "estaban tomando alcohol y nos estaban dando besos", añadió la adolescente de 17 años.

En ese lugar ambos policías habrían abusado sexualmente de las dos menores, a pesar de su resistencia. Tras la violación, las niñas fueron abandonadas en las cercanías del estadio del Palmar, en Marianao.

A principios de ese mes, familiares de un menor de ocho años de edad, víctima de abusos lascivos y ultraje sexual, denunciaron que las autoridades policiales del municipio Madruga, provincia Mayabeque, ofrecieron al agresor un tratamiento diferenciado y hasta comodidades que rayan con la impunidad.