Gobierno cubano le debe casi 7 mil toneladas de alimentos para cerdos a productores en Ciego de Ávila
En medio de la crisis alimentaria que vive Cuba, el gobierno no cumple lo pactado con los productores privados de carne de cerdo en Ciego de Ávila y la carne sigue lejos de la mesa del cubano
Gobierno cubano le debe casi 7 mil toneladas de alimentos para cerdos a productores en Ciego de Ávila
 

En medio de la crisis alimentaria que vive Cuba el Estado sigue sin cumplir sus pactos con los productores privados. En Ciego de Ávila, la Empresa Porcina le debe más de 6 mil 800 toneladas de pienso a quienes se dedican a la producción porcina en esa provincia.

Del total de la deuda unas 4 mil toneladas serían destinadas para la ceba con animales propios y otras 2 mil 6000 para la preceba, informó el semanario oficialista Invasor. Ese territorio arrastra problemas en este sector desde mucho antes de la pandemia, aunque las dificultades con la producción de carne de cerdo es una tarea pendiente del régimen en toda la Isla. La llegada de la pandemia del coronavirus solo ha sacado a flote una realidad ya latente que intentaban esconder.

Carlos Luis Garrido Pérez, presidente del Consejo de Defensa Provincial dijo que las condiciones actuales harán que “el plan de carne de cerdo del presente año tenga un ajuste de más de 4 000 t, lo cual lo dejaría en cifra cercana a las 8 000 t, y aun así será muy tenso llegar a su cumplimiento”.

En una reunión entre productores y dirigentes de la agricultura en Ciego de Ávila, Leonel Duarte, asociado a la Cooperativa de Créditos y Servicios José Martí expresó la idea de exportar carne de cerdo con el objetivo de obtener financiamiento para desarrollar esta actividad. Aunque parezca irónico y rondando lo absurdo, el régimen adora las ideas descabelladas y pronto quizás exportemos carne de cerdo cuando ni siquiera tenemos dónde conseguirla en Cuba.

El pienso para los cerdos muchas veces se elabora con yuca, boniato o malanga. Actualmente en la provincia no hay disponibilidad de las semillas de estas viandas. Esto último impide que la alimentación se garantice desde el propio territorio. En el ya mencionado encuentro algunos sugirieron “la posibilidad de vincular las producciones del surco de uno o dos campesinos por convenio porcino y así contratar de antemano, porque la libra de puerco en pie ronda los 21,50 pesos, pero el quintal de yuca está a 70 pesos y puede llegar hasta los 100 o 120 pesos”, dijo Invasor.

Por su lado, la directora de la Empresa Porcina en Ciego, Yandira Sánchez Fuentes comunicó que el alimento que se obtiene de grandes industrias será procesado por su empresa para producir pienso líquido.

Otro de los problemas para los cebadores de cerdos es el tema combustible. La Empresa Porcina podría suministrárselo, pero esto aún depende de la decisión del Ministerio de Economía y Planificación. De ser positiva la respuesta, todavía los productores deberán esperar hasta 2021. 

El trabajo de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) también fue cuestionado por los trabajadores privados presentes en el encuentro. Leonel Duarte, asociado a la Cooperativa de Créditos y Servicios José Martí propuso que demorar el pago de impuestos porque los rendimientos son bajos debido a la crisis.

La carne de cerdo es una de las más demandadas por los cubanos, sin embargo, la producción hasta ahora es un 40 por ciento menor que lo planificado en el país, así lo aseguró Manuel Santiago Sobrino Martínez, el ministro de la Industria Alimentaria del régimen. 

En la capital cubana el “mamífero nacional” tiene los precios disparados: una libra puede costar 80 pesos cubanos. En tiempos donde los bajos salarios estatales han sido reducidos y la crisis alimentaria se acentúa comer carne es todo un privilegio.