Coronavirus en Cuba: Industria alimentaria dejó de recibir el 40 % de la carne de cerdo planificada

La producción de carne de cerdo sufrió una baja del 40% en Cuba, reconoció el ministro de la industria alimentaria

La producción de carne de cerdo, una de las más demandadas en Cuba, es un 40% menor de lo programado por el régimen, reconoció el ministro de la Industria Alimentaria, Manuel Santiago Sobrino Martínez.

El funcionario dijo que la reducción se debe a los bajos niveles de entrega de ganado porcino, al obtener solo ocho mil toneladas y no las 13 mil que estaban planificadas, según un reporte de la oficialista Agencia Cubana de Noticias, publicado este martes.

Agregó que, en conjunto con el Ministerio de Comercio Interior, se analiza la falta de pollo existente en algunas unidades, a partir de “mermas propias del proceso” y también por violaciones en los procedimientos, las cuales no detalló.

Desde hace varias semanas, medios de prensa independientes han seguido de cerca la escasez de pollo, aceite y otros productos en algunas regiones del país, y las aglomeraciones que se producen cuando las personas llegan a las tiendas a intentar comprar dichos alimentos.

 

 

ADN Cuba publicó este martes que una usuaria de la red social Facebook denunció que en Calabazar, La Habana, las personas regresan a la misma cola hasta por tres días consecutivos para intentar adquirir alimentos, en medio del desorden propio de esas aglomeraciones y del riesgo de contagios de la COVID-19.

El ministro también reconoció que la industria alimentaria cubana va rezagada en relación con el financiamiento y la falta de piezas de repuestos, lo cual ha terminado impactando la infraestructura, ya de por sí postrada, esperando la llegada de piezas para reparar maquinaria o de los técnicos extranjeros que las reparen.

Algunas de las entidades afectadas, dijo, son el Molino de Cárdenas (fuera de servicios, en proceso de reparación capital), el Cárnico de Ciego de Ávila (presentó dificultades con la bomba de agua), el Lácteo Algibe de Mayabeque (debe arrancar esta semana), y la Fábrica de Pastas Vita Nova (se repara en estos días para lograr estabilizar los compromisos colectivos).

 

 

Agregó que si bien en mayo debe mantenerse estable la producción de harina de trigo y la venta de pan a la población, así como la producción y entrega de aceite y las pastas alimenticias, hay otros rubros donde sigue habiendo problemas.

Y mencionó el caso de la leche en polvo, pues en mayo la industria enfrentará una “tensa situación con las entregas de este producto”, y acotó que va a estar limitada la utilización de leche en polvo en otro grupo de insumos.

En ese sentido, habrá restricciones en la producción de helado, yogurt y otros que dependen de la leche, según el reporte de ACN.

Señaló que existen inversiones pendientes como el Complejo Lácteo de La Habana, y cuando pase la pandemia organizarán la reparación del cárnico de Guantánamo.

El ministro subrayó que el mes de abril dejó deudas en la producción de refrescos, con gran diferencia entre la demanda y los niveles de producción, aunque no especificó cifras.