Eliecer Jiménez: El cine independiente significa valentía

"Me interesan los temas tabúes, lo prohibido. Solo puedo decir que yo me fui de Cuba, pero Cuba no se fue de mí", declara el director cubano Eliecer Jiménez Almeida, entrevistado por ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

Eliecer Jiménez Almeida nació en 1983, en el poblado de Vertientes, Camagüey. Es cineasta, videoartista y periodista. Realizó Estudios de Cine Documental en la EICTV de San Antonio de los Baños (2012), y fue tallerista del Programa de Documentales del Instituto Sundance (2016).

En el año 2009 fundó ikaik films, un proyecto dedicado a producir y desarrollar películas experimentales. Su obra Persona ha sido exhibida por el MoMA en EEUU, y por el Ludwig Forum Aachen en Alemania. Usufructo recibió el Premio Especial de la EICTV en el 10 Festival Internacional de Cine Pobre de Gibara, Cuba (2012). Otra película suya, La faz de las aguas, ganó el Premio de Cortometraje en el Festival de Cine sobre Cambio Climático (China, 2017).

Además, En un paquete de espaguetis fue seleccionado al Premio Reina Sofía (España, 2011). Sus películas se han exhibido en Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, España, Rusia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, China, India, Argentina. Yale University, New York University, The City University of New York, University of Miami, Florida International University, Rutgers University y Georgia Tech, son algunas de las instituciones que lo recibieron como cineasta visitante.

Sus realizaciones se desarrollaron fuera de la industria cinematográfica cubana. Actualmente Eliecer Jiménez estudia un Máster en Periodismo + Media en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), y acaba de concluir el documental Veritas, sobre los integrantes de la Brigada 2506 que intentaron frenar el castrismo atacando Playa Girón. ADN Cuba conversa con el joven exiliado sobre cine independiente y sus proyectos personales.

– ¿Te consideras un cineasta independiente? ¿Por qué?

Considero que un cineasta independiente debe serlo por actitud, por rigor, en contenido y forma. No obstante, mis consideraciones no son importantes, mi trabajo sí, y mi trabajo habla mejor que yo de mí mismo. Me gustaría dejar algo claro, mi cine no ha sido realizado con la ayuda de la URSS o del Campo Socialista, ni de la CIA, o el “imperialismo yanqui”.

– ¿Qué significa “cine independiente” en el caso cubano? ¿Se puede hablar de cine independiente hoy?

En mi opinión, dentro del contexto cubano, enmarcado en una dictadura totalitaria, el cine independiente significa valentía. Creo que sí se puede hablar de un cine independiente. Desde luego, es un cine marcado por individualidades. Si te asomas al trabajo de Miguel Coyula, Jorge Molina o Alejandro Alonso, podrás encontrar el riesgo artístico y una energía que los desmarca de la manada. De estos puedo dar testimonio, por afectos comunes y su autenticidad cinematográfica, de que nunca les ha interesado entrar en la industria.

Eliecer Jiménez Almeida, cineasta cubano. Foto: Cortesía del entrevistado


– ¿Qué zonas de la cultura y sociedad cubana te interesa abordar en tu obra? ¿Qué significa Cuba para ti como artista?

Me interesan los temas tabúes, lo prohibido. Solo te puedo decir que yo me fui de Cuba, pero Cuba no se fue de mí.

– Actualmente hay varios mecanismos que patentan la censura del arte, y específicamente, del cine cubano, puesto que se ha generalizado la no libertad de la expresión artística ¿Cómo será el cine cubano del futuro?

Siempre trato de ser optimista y trabajar duro para transformar mi realidad y participar como testigo o relator de mi época. No obstante, como optimista con experiencia sé que Cuba es una isla difícil, que en ella y en la distancia se sufre. Me gustaría pensar en la generación que sucederá la mía como personas mejoradas, sin los miedos y los prejuicios que tuvimos nosotros. Seguramente harán un cine mejor.

– En 2009 fundaste ikaik films, un proyecto dedicado a producir y desarrollar películas experimentales…

Ikaik Films, cuyo nombre inicial fue solo ikaik, constituyó mi respuesta a la hegemonía del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic). Fue una decisión, una actitud de vida, un posicionamiento ético y estético ante la adversidad de hacer en Cuba. Es una postura que mantengo como rebeldía. Bajo esa firma he realizado todo mi trabajo.

 

Foto de portada: Yenier Martínez/ ADN Cuba