Edwin Fernández sobre actos de repudio en Cuba: “Más aborrecibles y viles son quienes los organizan”

El conocido actor cubano agregó que es una burla a la inteligencia que se pretenda pasarlos por “espontáneos”
Edwin
 

Reproduce este artículo

El conocido actor cubano Edwin Fernández comentó en redes sociales sobre los actos de repudio a numerosos ciudadanos cubanos que se sucedieron en diferentes partes de la isla el pasado 15 de noviembre, por el mero hecho de pensar diferentes al régimen castrista.

“Los Actos de Repudio, los Actos de Desorden Público, actos "penados" por la ley, son actos llevados a cabo en mi opinión por gente chusma, o por "educados" cobardes. Ambos cobardes que atacan e insultan al estilo "pandillero", con supuesto valor colectivo, solo por estar respaldados por autoridades, cuyos jefes son incapaces de dar el frente por más cobardes aún, y felices de ver como sus peones o esclavos cumplen sus órdenes”, empezó diciendo en un post en su perfil de Facebook.

Fernández cree que lo peor, infame y más indignante es que a estas alturas, después de tantos estudios personales, las autoridades cubanas intenten hacer pasar esos “actos de odio” como “espontáneos”.

“Nos  quieren tratar como ignorantes, imbéciles, incultos, bestias sin capacidad de raciocinio y sin inteligencia alguna. Nos quieren vender al mundo como bestias capaces de semejantes actos de barbarie, capaces de molestar la privacidad, de ofender y  golpear al prójimo”, agregó el artista.

El actor insiste en que estas actitudes las contempla el mundo y muestran al cubano como “mal educados” y que “pasamos por encima de las leyes elementales y no respetamos la vida”.

“Si para mí los mal famosos actos de repudio son aborrecibles, más aborrecibles y viles aún son quienes los organizan (que no dan el rostro ni van al frente) y quienes tratan de justificarlos”, añadió.  

Fernández terminó diciendo que esa gente que intenta convencer al resto de la “espontaneidad” de estos actos cree que ellos son “tontos e idiotas, incapaces de razonar”.

“Habrá una pequeña parte, muy pequeña y cobarde parte de Cuba que sea capaz de eso, pero nosotros la MAYORÍA de los cubanos decentes, educados y con ORGULLO y DIGNIDAD, aunque no pensemos igual, no somos así”, concluyó.