Cuqui la Mora sobre "agradecer a la Revolución": “Lo que soy hoy, me lo gané"

La conocida humorista cubana señala que no tiene nada que agradecerle a "la Revolución" tras los ataques recibidos por comunistas furibundos
Cuqui la mora
 

Reproduce este artículo

La actriz y humorista cubana Aleanys Jáuregui, conocida popularmente como Cuqui la Mora, explicó en redes sociales cómo los cubanos no tienen nada que “agradecer a la Revolución” porque luego esta te cobra todo lo que supuestamente daba gratis.

“Para lo que me escriben de manera agresiva y muy “revolucionaria”, diciéndome que le tengo que agradecer a la revolución por haberme educado. AHÍ LES DEJO ESTO. La educación es gratis en el mundo entero, eso no es un logro de la revolución cubana. Solo te lo hacen creer, para que te sientas agradecido y luego chantajearte, la universidad se paga en el mundo, es verdad, pero hay miles de opciones hasta de ganártela gratis, la puedes pagar a plazos o cuando acabes tu carrera”, empezó diciendo la actriz en Instagram.

“Lo más importante, es que puedes estudiar lo que te dé la gana, no la carrera qué bajó, la que alcancé, la que me tocó, como pasa en Cuba que es gratis la universidad y gratis trabajarás toda la vida porque la paga es una vergüenza. La única universidad que da frutos en Cuba, es la universidad de la calle, donde tienes que robar e inventar para poder llegar a un salario de supervivencia”, añadió luego.

“En Cuba cuando te ofrecen un trabajo, no preguntas cuánto pagan, preguntas qué se puede resolver. Yo particularmente estudié hasta 12 grados, no tuve la oportunidad de ir a la universidad gratis, porque lo que quería estudiar es bien limitado y como todos saben solo los hijos de mamá y papá entran a la escuela de arte. Me presenté a las pruebas en 4 ocasiones en diferentes años. Y les cuento más, la última vez me hicieron un sin fin de pruebas de actuación, y todas las pasé, pero luego me citaron de nuevo junto a otros hijos de nadie, y nos hicieron otra prueba que consistía en correr en círculo hacer cuclillas y parada de mano, ahí me suspendieron”, agregó.

“Me dieron como única opción estudiar pedagogía y no dure ahí ni 3 meses porque no era lo que yo quería, en la universidad de la calle estudié por mi cuenta, me uní a grupos de teatro pasando tremenda hambre y necesidad sin ganar dinero, vendí desde aguacate hasta cloro, y luego entré en la TV como asistente de dirección para aprender y un día por un casting me escogieron para hacer un telefilms, me escogió un director que buscaba alguien como yo, para su obra. Todavía me dices que tengo que agradecerle a la revolución, no mi vida, tengo que agradecerme a mí, por no parar de luchar por mis sueños. Lo que soy hoy, me lo gané, no me lo asignó nadie”, concluyó.