Encargada de negocio de EEUU se reunió con mujeres periodistas y activistas cubanas
Entre las personas que participaron destaca la reportera de 14ymedio, Luz Escobar; Camila Acosta, de Cubanet; la ex profesora del ISDI, Omara Ruiz Urquiola; las activistas Martha Beatriz Roque y Elsa Morejón
Encargada de negocio de EEUU se reunió con mujeres periodistas y activistas cubanas
 

Reproduce este artículo

La encargada de Negocios de Estados Unidos en Cuba, Mara Tekach, se reunió este lunes con mujer activistas y periodistas en las instalaciones de la embajada en La Habana.

Entre las personas que participaron destaca la reportera de 14ymedio, Luz Escobar; Camila Acosta, de Cubanet; la ex profesora del ISDI, Omara Ruiz Urquiola; las activistas Martha Beatriz Roque y Elsa Morejón.

"Nosotros entendemos que los líderes de la sociedad civil deben poder contar con un sistema judicial creíble basado en la legalidad y no en los deseos de unos cuantos elegidos", expresó Tekach.

 

 

"En una democracia, no hay espacio para arrestos y detenciones arbitrarias. En una democracia, no hay arrestos domiciliarios de hecho. No hay regulados.  En una democracia, los líderes de la sociedad civil disfrutan de libertad de movimiento, libertad de reunión y libertad de expresión", agregó la diplomática.

Precisamente Acosta fue liberada el lunes después de una detención arbitraria por manifestarse a favor de la libertad del artista Luis Manuel Otero, pero con una multa de tres mil pesos cubanos (120 dólares), y bajo la amenaza de "deportación" a su ciudad natal, en la Isla de la Juventud.

Por su parte, la paciente de cáncer Omara Ruiz Urquiola fue soltada este martes, después de pasar la noche en un calabozo y con una multa de 200 pesos cubanos (8 dólares).

Ese mismo lunes, Escobar no pudo salir debido a la presencia de agentes de la Seguridad del Estado en las afueras de su domicilio que se lo impidieron.

Otero Alcántara fue arrestado el domingo 1 de marzo luego de intentar participar en un evento convocado por la comunidad LGBTI, según denunció en redes sociales su novia, la curadora de arte, Claudia Genlui.

El artista sigue detenido en espera un juicio sumario por dos procesos penales, ultraje a los símbolos patrios y daños a la propiedad. El primero fue abierto en septiembre de 2019 tras utilizar la bandera cubana “como si fuera su piel” en varios performances. El segundo proceso es por presuntamente "golpear" un auto de la policía durante su último arresto en el que los agentes de la policía violentaron a su pareja y la tiraron al suelo en  plena vía pública. 

Muchos artistas e intelectuales cubanos, incluyendo algunos cercanos ideológicamente al régimen de La Habana, han exigido su liberación inmediata.