Policía política libera a Omara Ruiz Urquiola y le impone multa de 200 pesos
Finalmente, tras más de 24 horas de encierro injustificado, la policía política del régimen cubano liberó a Omara Ruiz Urquiola y le impuso una multa de 200 pesos. Su salud parece no estar en peligro inminente, pero tamaña injusticia sobre una mujer será otra gran mancha que pese en el historial represivo del sistema
Omara Ruiz Urquiola
 

Finalmente, tras más de 24 horas de encierro injustificado, la policía política del régimen cubano liberó a Omara Ruiz Urquiola y le impuso una multa de 200 pesos (ocho dólares).

“Me acaban de soltar con 200 pesos de multa”, dijo la profesora y activista por los derechos humanos y las libertades civiles y políticas a ADN Cuba apenas fue liberada.

“Fue un castigo porque no quise hablar con el de la CI (contrainteligencia) ahí en Zapata y C y me trajeron a dormir aquí. Me engañaron, me dijeron que me llevaban para mi casa y era mentira. Me trajeron a dormir aquí y ahora ya, a más de 24 horas, les dije ‘no. Me pones un abogado y me inicias un proceso, porque estoy en huelga. Hace más de 15 horas que no como ni tomo agua. Estoy en huelga y me siento mal’”, detalló vía WhatsApp.

“Entonces nada, me pusieron 200 pesos y estoy esperando en el emboque de Regla a ver en qué llego a mi casa”.

Las declaraciones de Omara demuestran que fue llevada a Regla después de haber sido detenida arbitrariamente por manifestarse en La Habana el lunes por la mañana, junto a las periodistas Iliana Hernández y Camila Acosta, así como el reportero de ADN Cuba, Abu Duyanah, para exigir la liberación del artista Luis Manuel Otero Alcántara, detenido por el régimen en 22 ocasiones entre 2017 y 2020.

Luego de ser víctimas de un "acto de repudio", el resto de las personas que asistieron a la manifestación fueron arrestadas. Horas más tarde de este acto represivo, Ruiz Urquiola logró comunicarse con este medio mientras se encontraba dentro de una patrulla para quejarse de que los policías que le habían dicho que la llevarían a su casa, en realidad la estaban conduciendo a otro lugar. 

Los últimos mensajes enviados por la profesora, paciente de cáncer de mama, databan de las 7:50 p.m. hora de Cuba. Después de esa comunicación se había perdido el contacto con ella, por lo que desde las 11:00 p.m. el científico Oscar Casanella y el director de teatro Adonis Milán recorrieron distintas estaciones de policía, intentando averiguar sobre su paradero.

Afortunadamente, ya fue liberada y su salud parece no estar en peligro inminente. Camila Acosta fue liberada desde ayer, pero también con una multa, de tres mil pesos cubanos (120 dólares), y bajo la amenaza de deportación a su ciudad natal, en la Isla de la Juventud.

Duyanah hasta el momento se encuentra en paradero desconocido.

El doctor en Ciencias Biológicas Ariel Ruiz Urquiola, hermano de Omara, manifestó este martes que temía por la vida de la misma y se pronunció sobre lo injusto y absurdo de su detención.

"No me imagino una mujer con el peso de Omara, con sus ademanes femeninos, con su educación, provocando un desorden público. Es como decir a los animales de una jungla que una hormiga está provocando un desastre en la jungla. Les pido que alcen sus voces. No creo que mi hermana esté en condiciones de aguantar una huelga de hambre y de sed por pocos días siquiera. Su organismo está afectado porque el gobierno ha obrado en contra de su salud para doblegarla", expresó.

Pese a sus arbitrarias acciones, el régimen difícilmente pueda silenciar a los Ruiz Urquiola y otros tantos activistas que sólo demandan respeto a los derechos humanos y libertades individuales, así como una sociedad plural y democrática. La justeza de sus reclamos pesa más que cualquier acto represivo, como la detención de Luis Manuel Otero Alcántara, cuya liberación exigen cada vez más personalidades y ciudadanos comunes dentro y fuera de la isla.