Condiciones para la “normalidad” entre Cuba y EE.UU. según Mara Tekach
Para la saliente Encargada de Negocios en la Embajada de Estados Unidos en La Habana, entre las condiciones que se requieren para que haya normalidad en las relaciones Cuba-EUA están la democracia, la apertura económica y el fin del apoyo al régimen de Maduro
Mara Tekach
 

Reproduce este artículo

Para la saliente Encargada de Negocios en la Embajada de Estados Unidos en La Habana, Mara Tekach, entre las condiciones que se requieren para que exista una normalidad en las relaciones entre Cuba y su país destacan la democracia, la apertura económica y el fin del apoyo de La Habana al régimen de Maduro.

Las relaciones normales entre los Estados Unidos y Cuba requerirían que Cuba se comportara como un miembro normal y responsable de la comunidad internacional”, dijo la diplomática, quien estuvo al frente de la embajada estadounidense en la isla por dos años (2018-2020).

En conversación con Cubanet, Tekach explicó que Estados Unidos necesitaría ver “cambios fundamentales en el liderazgo de Cuba” antes de tomar la senda de la normalización de las relaciones bilaterales.

“Estos incluirían la democracia para el pueblo cubano a través de elecciones libres y justas, la liberación de los más de 100 prisioneros políticos que se encuentran en las prisiones del régimen, el cese completo de las violaciones a los derechos humanos, y una apertura de la economía de Cuba para permitir un comercio justo y recíproco, así como crear empleos y prosperidad para el pueblo cubano”, detalló.

Asimismo, aseguró que “el régimen cubano tendría que retirar su apoyo a Maduro en Venezuela, una interferencia extranjera que ha desestabilizado el país y ocasionado daños a toda la región”.

El 1 de agosto, Tekach, miembro de carrera del Servicio Exterior Senior de Estados Unidos, anunció el fin de su misión diplomática en Cuba en un emotivo mensaje audiovisual que repasó los momentos más significativos de su gestión y en el que dedicó palabras de afecto a los cubanos que se sacrifican para lograr un país abierto a la libertad de pensamiento.

"He llamado a Cuba mi hogar durante dos años y he sido testigo de sus luchas”, dijo Tekach en su mensaje de despedida, donde manifestó haber aprendido que en el país “no puedes decir lo que realmente piensas”. Los que lo hacen, precisó, “pagan un precio muy caro”.

Cuando al gobierno no le gusta lo que dices, te censuran… Nadie en Cuba escapa de esta represión. Sin embargo, observó la diplomática, hay muchos cubanos que se levantan contra un “concepto injusto e impuesto” y rechazan la noción de ser propiedad del Estado.

“No les dejes ganar… Aunque golpeen tu cuerpo, nunca podrán golpear tu mente... tu amor a la patria”, aconsejó a los habitantes de la mayor de las Antillas.