Granma publica sobre posibles reformas económicas en Cuba, luego el texto desaparece de su web

El periódico oficial del Partido Comunista de Cuba publicó en la noche del domingo un texto en el que se sugerían posibles reformas económicas en una nación empobrecida, cuya situación se agrava por la pandemia. El reporte desapareció este lunes de la web del diario oficial
El presidente Díaz Canel y el primer ministro Manuel Marrero
 

Reproduce este artículo

El periódico oficial del Partido Comunista de Cuba publicó en la noche del domingo un texto en el que se sugerían posibles reformas económicas en una nación empobrecida, que apenas empieza a sentir los devastadores efectos económicos de la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, la relatoría de la reunión gubernamental desapareció este lunes de la web de Granma, el diario más importante de la propaganda gubernamental. Según su autora, la periodista empotrada en el Consejo de Ministros, Leticia Martínez, sucedió “porque le faltaba un dato importante y esperanzador”.

Lo cierto es que el panorama no es halagüeño para los cubanos y así lo reconoció el Ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández: “Una economía con cero turismo y arreciamiento del bloqueo [embargo estadounidense], no puede seguir trabajando normalmente y que nada pase. Hay que dar los argumentos con transparencia (…); ajustarse a la realidad…”

La cita es del texto momentáneamente desaparecido, pues la orden de hacerle cambios al parecer no llegó a tiempo a los  medios provinciales donde siguió disponible.

Se trata de un resumen sobre la reunión del Consejo de Ministros en la que se aprobaron ajustes al Plan de la Economía del 2020, e indicaciones para el 2021.

En la reunión —encabezada por el Presidente, Miguel Díaz-Canel, y dirigida por el Primer Ministro, Manuel Marrero—, el también viceprimer ministro Alejandro Gil dijo que ”es muy importante en este proceso de ajuste proteger las exportaciones, priorizar la producción nacional de alimentos, medicamentos y aseo; intensificar las medidas de ahorro de recursos de todo tipo, no solo los energéticos; y no paralizar la actividad productiva ni la comercialización de recursos básicos”.

Consideró que la situación provocada por la pandemia en una economía desde antes muy deficiente, “obliga a un ajuste del Plan, sobre la base de la reducción de los gastos (…) Tenemos obligatoriamente que posponer algunas [actividades económicas], ralentizar el ritmo de otras y prepararnos para la recuperación”.

Estos “ajustes” no incluirían la reducción de exportaciones en otros rubros de la economía cubana, como el tabaco, el ron, el carbón vegetal o los productos biotecnológicos, en los cuales seguirán “creando reservas para cuando el mercado internacional se estabilice finalmente”.

Entre las acciones que prevén están “potenciar la producción agropecuaria (…); priorizar la acuicultura y también la producción nacional de alimento animal”.

Además, no comenzarán nuevas inversiones y se paralizarán temporalmente las que están en fase inicial de ejecución. Se favorecerá la reubicación laboral y el trabajo a distancia; se regulará la venta de productos alimenticios y de aseo; y "no se incrementarán los precios".

 

 

En el caso del Presupuesto del Estado para 2021, se proyectará el déficit fiscal “en correspondencia con los equilibrios macroeconómicos, a partir de impulsar los indicadores de eficiencia empresarial que generen más aportes; captar el potencial real de ingresos de todos los sectores de la economía, incluidas las formas de gestión no estatal; y mantener las restricciones de los gastos presupuestarios”.

 

¿Se aceleran las reformas?

Luego de una diatriba contra “el mundo neoliberal que ha estallado con la crisis”, el presidente Díaz-Canel afirmó sobre su gobierno de amplios poderes, que “en estas condiciones, estamos en una situación mejor” para salir de la crisis.

Pero al parecer, debajo de la demagogia habitual, hay una insinuación de más reformas económicas. Díaz-Canel planteó la necesidad de que la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de la “actualización” económica, “de una manera más rápida, más decidida, más organizada, implementamos un grupo de cuestiones que están pendientes de implementación en la Conceptualización del Modelo Económico y Social”.

Entre esos elementos detenidos, en parte por la resistencia del núcleo duro del castrismo, estarían “algunas formas de gestión y propiedad; el redimensionamiento del sector empresarial y del privado; y la adecuada relación que debe haber entre ambos”.

El presidente designado por Raúl Castro, aseguró sobre el papel del sector privado y su relación con el estatal, que “tenemos buenas experiencias en estos momentos de la pandemia”.

“No se trata de improvisar, sino de introducir en los esquemas económicos y en las políticas de desarrollo, los nuevos actores y prácticas que han estado aprobadas”, entre otros documentos, en las Bases del Plan de Desarrollo Económico y Social hasta 2030.

Díaz-Canel, con una crisis social mayor a punto de estallarle entre las manos, se mostró impaciente. “Hay que tener valentía y tenemos que hacer las cosas diferentes, haciendo lo mismo no vamos a resolverlo, ni vamos a avanzar más”, afirmó.

La periodista Leticia Martínez recogió en su informe que el mandatario “enumeró una larga lista de cuestiones que deben ser valoradas e incluidas en esa estrategia para atenuar los efectos de la actual crisis”, pero no los detalló. ¿Estará en ese fragmento obliterado la “esperanza” que olvidó anotar la vocera del gobierno?

Por ahora, a esperar la plana enmendada del Granma, con la certeza de que hay que apretar, más, los cinturones en todos los sectores de la economía.

Dirigiéndose a los titulares de Agricultura, Industrias y el de la Industria Alimentaria, el Primer Ministro Manuel Marrero dijo que ante la crisis “hay que ahorrar cuanto podamos, ese es el elemento primario”, y la única solución del régimen a la continuada debacle de la nación.