Régimen cubano busca rectificar el “Ordenamiento”

Tras un año de Tarea Ordenamiento, el régimen de Cuba busca “rectificar y adoptar nuevas decisiones” porque su objetivo “no se ha logrado”, afirma el primer ministro Manuel Marrero
Primer ministro de Cuba, Manuel Marrero
 

Reproduce este artículo

A un año de implementar la llamada Tarea Ordenamiento, el régimen de Cuba busca “rectificar y adoptar nuevas decisiones” porque su objetivo “no se ha logrado en su totalidad”, afirmó el primer ministro Manuel Marrero Cruz en su informe de rendición de cuentas a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

“El objetivo del Ordenamiento Monetario, referido a otorgar al CUP [peso cubano] el papel que le corresponde como centro del sistema financiero cubano a partir de eliminar la dualidad monetaria y cambiaria, transformar los ingresos de la población y eliminar gradualmente los subsidios excesivos y gratuidades indebidas, no se ha logrado en su totalidad, por lo que resulta necesario rectificar y adoptar nuevas decisiones sobre varios elementos de su diseño inicial, en correspondencia con los cambios de circunstancias que han tenido lugar”, alega Marrero en el documento aprobado por la ANPP (Parlamento cubano).

Según el primer ministro, “durante todo el año se ha realizado un chequeo sistemático a esta actividad, con monitoreo permanente de los resultados, reacciones, opiniones y criterios del pueblo”.

Añadió que el gobierno comunista trabaja en “rectificar desviaciones, corregir errores, y adoptar las decisiones necesarias ante cada situación presentada” por la aplicación del plan económico.

La Tarea Ordenamiento se inició en enero del 2021 y significó cambios bruscos en cuatro direcciones: buscar la unificación monetaria y cambiaria con la salida de circulación del peso cubano convertible (CUC), desmantelar el sistema de subsidios sociales, y una reforma en los salarios e ingresos.

El 10 de diciembre del 2020 el presidente Miguel Díaz-Canel afirmaba que el ordenamiento “pondrá al país en mejores condiciones para llevar a cabo las transformaciones que demanda la actualización de nuestro modelo económico y social, sobre la base de garantizar a todos los cubanos la mayor igualdad de oportunidades, derechos y justicia social (…) promoviendo el interés y la motivación por el trabajo”.

Pero un año después la crisis no ha menguado para los cubanos. El 27 de octubre Marino Murillo Jorge, jefe de la disuelta Comisión Permanente de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos del Partido Comunista, admitió que “la inflación minorista ha sido la principal desviación de la Tarea Ordenamiento”.

“Los costos de la canasta de bienes y servicios de referencia [2 821 pesos] casi duplican los números diseñados, mientras la capacidad de compra que dio la reforma salarial se ha visto 'muy afectada', fundamentalmente en los sectores de menos ingresos”, añadió Murillo en una comparecencia en la ANPP.

La comisión encargada de idear y dirigir la Tarea Ordenamiento, encabezada por el llamado “Zar de las reformas”, fue desmantelada. Marino Murillo fue designado director del Grupo Empresarial de Tabaco de Cuba (Tabacuba).

Díaz-Canel, al clausurar el 7º período de sesiones del Parlamento, informó que las principales funciones de la comisión pasaban al Ministerio de Economía y Planificación (MEP) que desde entonces sería responsable de “la estrategia nacional para impulsar la economía”.

El mandatario reconoció que el Ordenamiento tuvo “efectos indeseados sobre la vida de los ciudadanos, que hoy se expresan, sobre todo, en la dañina inflación”.