Dr. Pupo denuncia asedio a carretilleros por tope de precios

Los carretilleros del municipio cabecera de Holguín llevan tres días bajo el acoso de las inspectores y oficiales de policía para que vendan a precios topados
 

Reproduce este artículo

Los carretilleros del municipio cabecera de Holguín llevan tres días bajo el acoso de las inspectores y oficiales de policía para que vendan a precios topados.

El Dr. Alexander Pupo, residente allí, denunció en un post de Facebook que estos trabajadores privados sufren decomisos y violaciones continuas.

Las comunidades donde el asedio se han incrementado, a decir, del galeno son Pueblo Nuevo, El reparto Lenin y el Copelita. La queja proviene de estos lugares.

“Ayer les hicieron una redada a los carretilleros donde los obligaron a vender todos sus productos a precios reducidos, y claro está, una pequeña porción del pueblo se beneficia en estos casos, pues siempre aprovechan para adquirir algunos productos a bajo precio”, resaltó Pupo en su perfil.

El joven médico cubano, quien ha sido víctima de la represión del régimen por sus ideas contestarias, esbozó una serie de preguntas dirigidas a la dictadura:

“Acaso no es el cuentapropista también parte del pueblo? ¿Qué beneficio reciben ellos del despojo de sus artículos de venta? ¿Acaso el fin justifica los medios cuando se perjudican personas en el proceso? ¿Si el Estado está capacitado para obligar a los cuentapropistas a disminuir los precios de sus productos, quien está capacitado para obligar al Estado a disminuir el precio de todos los servicios que ha puesto a precios ridículos?

También pidió que el gobierno revise el paquete de medidas económicas implementadas a la par de la “Tarea Ordenamiento”, muchas de las cuales han recibido fuertes críticas del pueblo por ser abusivas.

Su defensa a los cuentapropistas cubanos como parte activa de la sociedad se hizo evidente, así como su crítica a los precios elevados impuestos por el Estado:

“Ojo, no defiendo al abusador que si infla desmedidamente los precios y acaba con los bolsillos del pueblo, a esos oportunistas más que una multa o decomiso los despojaría de sus patentes y les impediría volver a comerciar. Mi defensa va para ese que brinda un servicio que el gobierno nunca ha podido garantizar a pesar de querer controlar. Si los precios hoy están llegando al espacio, es porque el Gobierno dio ejemplo de cómo destruir a un país aumentando los precios de todo, obligando a abuelitos a abandonar sus asilos por los altos precios de sus servicios, a las madres a no llevar a sus hijos a la doble sección por lo cara que son las meriendas y la mala calidad de los alimentos en las escuelas, a las ancianas a abandonar los productos de la canasta básica por la mala calidad de los mismos y sus precios, a los enfermos a recurrir a brujería y contrabando por la incapacidad del Gobierno de mantener las farmacias abastecidas y los nuevos precios de la "Salud Gratuita". No podemos pedir "moral en calzoncillos", y menos cuando los calzoncillos están llenos de huecos.

 Si en vez de subir los salarios, para una vez más tratar de migrar las culpas de la mala administración, hubieran garantizado un mercado libre sustentable, con amplia oferta y demanda hoy no estaríamos en este punto. La labor de un Estado debe ser mediar las relaciones entre los habitantes de un país, no abusar del pueblo usando técnicas dictatoriales y extirpando todo emprendimiento necesario.

La culpa no es del cuenta propista, la culpa es del Gobierno, y no es correcto utilizar el despojo y la desmoralización desmotivadora como medida disciplinaria, por lo menos yo no lo veo así. Los carretilleros, carretoneros y vendedores ambulantes brindan hoy un servicio que el Estado en años no ha podido garantizar. ¿Solución? Hubo un tiempo en el que el comercio del propio campesino obligó a que todo el mundo disminuyera los precios. Había oferta, había demanda. Esas prácticas deberían retomarse, quizás así logren evitar que los precios sigan inflándonse, quizás así se logre eliminar un poco el hambre y la desesperación del pueblo. Vuelvo y repito para todo el que siempre lee hasta el final. La culpa no es del carretilleros, la culpa es del que lo enseñó. "Al César lo que es del César." ¡¡¡No más abuso!!!”, concluyó.

Recientemente Pupo criticó el aumento de los precios de los medicamentos en la Isla y señaló que muchos pacientes no podrán adquirir las medicinas.

A finales de diciembre el joven galeno renunció a ser residente de Neurocirugía luego de ser acosado continuamente por la Seguridad del Estado.