Vuelven a topar precios de productos agropecuarios en Las Tunas

En diciembre de 2021, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel anunció una “discusión política” con los productores y comercializadores para que renuncien a sus ganancias
En diciembre de 2021, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel anunció una “discusión política” con los productores y comercializadores para que renuncien a sus ganancias
 

Reproduce este artículo

El Consejo de la Administración Municipal de Las Tunas volvió a topar los precios de algunos productos agropecuarios en la localidad, reportó la prensa oficialista.

Según la nota del Periódico 26, las autoridades de esta institución también velan por el cumplimiento de las nuevas tarifas.

La medida, señalan, es para "proteger el nivel adquisitivo de la población", aunque han sido otras medidas anteriores tomadas por el régimen cubano las que han ocasionado esta crisis.

Los nuevos precios en ese municipio son: la libra de plátano vianda a 12.00 pesos, como máximo, y mantener el precio vigente de 7.00; 8.00 pesos la de boniato; 7.00 pesos la de yuca; 6.00 pesos la de calabaza; 10.00 la de lechuga; 30.00 la de tomate y 20.00 pesos la libra de col.

Durante una reunión de autoridades estatales en el territorio, Manuel Pérez Gallego, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido Comunista en la provincia, pidió "propiciar un mejor desenvolvimiento del proceso de comercialización de los productos agropecuarios, sin que dejen de resultar rentables para quienes producen, ni lleguen a ser abusivos para los consumidores".

Pérez Gallego dijo que no se iba a permitir desorganización en la actividad comercial y alertó que los órganos de inspección serían los encargados de velar por el cumplimiento de las tarifas aprobadas.

La inflación en Cuba ha provocado el aumento desproporcionado de los precios de productos, incluso de los de primera necesidad.

En diciembre de 2021, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel anunció una “discusión política” con los productores y comercializadores para que renuncien a sus ganancias, y ordenó el “control popular de los precios”.

Durante el III Pleno del Comité Central del Partido Comunista Díaz-Canel afirmó que era “indispensable” comenzar “de inmediato (…) una discusión política con todos los productores y comercializadores, y convencerlos de la necesidad de –en las circunstancias actuales– renunciar a un determinado nivel de rentabilidad o ganancia particular o colectiva, en función de bajar precios y que la población tenga precios más asequibles” para fin de año.