Cuba: Algunos medicamentos costarán 200, 300 y hasta 800 pesos

Lo que está por comprobarse es si los precios se mantendrán estables y el cubano podrá pagarlos con los nuevos salarios y pensiones que anunció el régimen
Medicamentos en Cuba
 

Reproduce este artículo

Como todos los servicios y bienes en Cuba, los medicamentos subirán de precio cuando comience la unificación monetaria y cambiaria en enero, según explica la Gaceta Oficial no. 81, publicada el 29 de diciembre.

Lo que está por comprobarse es si los precios se mantendrán estables y el cubano podrá pagarlos con los nuevos salarios y pensiones que anunció el régimen, para mantener el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Por ejemplo, el estuche de 10 ampolletas de Truabin costará casi 400 pesos; el cloruro de sodio hipertónico en pomada, 200; el bulbo de inmunoglobulina humana, 142 pesos; el frasco con 60 tabletas de Darunavir, 893 pesos.


Según la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños, los precios vienen ya con el “subsidio” del Estado.

Durante el programa Mesa Redonda, la funcionaria aseguró que otros medicamentos sí deben modificar sus precios, como antibióticos, antiparasitarios y analgésicos, debido a que se usan durante cortos períodos de tiempo.

Hasta el momento, la dipirona —uno de los medicamentos más cotizados en la red nacional de farmacias— tiene fijados seis precios, según su procedencia y características y no se continuarán produciendo 12 medicamentos, como el naproxeno y la sulfasalazina, y otros 12 dejarán de exportarse.


Durante el mes de diciembre el gobierno cubano ha dado a conocer los precios de los servicios y productos básicos, algunos de los cuales causaron indignación entre los ciudadanos debido a que aumentaron varias veces más que el cálculo estimado de la inflación.  

Entre estos está el costo de la tarifa eléctrica, que fue revisada por las autoridades, aunque seguirá siendo alta.

Otros trámites, como actas de divorcio, de nacimiento, pasaporte y el registro de propiedad de vivienda también aumentaron desproporcionadamente.

Los trámites para legalizar documentos profesionales, académicos, de estudio y otros similares, muy frecuentados por quienes pretenden trabajar o estudiar en el extranjero, merecen mención aparte, pues pueden llegar a los 6000 y 8000 pesos cubanos, en dependencia de su complejidad.


El 10 de diciembre el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel reveló que el reordenamiento monetario y cambiario comenzaría el primero de enero, fecha tras la cual desaparecería paulatinamente, en un plazo no mayor a seis meses, el peso cubano convertible (CUC).

La medida provocará inflación, que el gobierno intenta combatir con la subida de los salarios y pensiones, aunque expertos consideran que no es suficiente.

Al respecto, varios economistas vaticinan una escalada inflacionaria que reducirá aún más los aumentos de salarios y pensiones anunciados por el régimen para equiparar los precios internos con su valor real en dólares.

 


La largamente pospuesta unificación monetaria consistirá en la desaparición del peso convertible o CUC, creado en 1994 y equivalente al dólar, lo que dejará al peso cubano (CUP), equivalente ahora mismo a 4 céntimos de dólar, como la única moneda local.

La llegada de la unificación monetaria ha provocado que cientos de cubanos acudieran a los bancos y casas de cambio para deshacerse de los CUC, que se devaluaron frente al dólar en el mercado informal.