Fallecen otros dos cubanos por COVID-19

El país rebasó los 15 mil casos acumulados y registró nuevos récords de positivos diarios y casos activos confirmados
 

Reproduce este artículo

Otros dos pacientes con COVID-19 fallecieron en Cuba y el país volvió a registrar un nuevo récord de casos diarios de la enfermedad pandémica al diagnosticar este domingo a 431 positivos, cifra que eleva el total acumulado de casos desde el inicio de la pandemia en la isla, en marzo pasado, a 15 007.

Por cuarta jornada consecutiva el país tuvo nuevas marcas del impacto de la enfermedad viral en su territorio, lo que confirma la envergadura de este tercer rebrote al que asiste desde que el régimen emprendiese la reapertura de sus aeropuertos internacionales y permitiese el arribo de turistas y viajeros de toda índole.

El rebrote de los dos últimos meses, justo cuando se pensaba que lo peor de la enfermedad ya había pasado, ha obligado a adoptar nuevas medidas restrictivas como la limitación de los vuelos internacionales y el retroceso de etapa o fase epidemiológica de varias provincias y municipios.

Ello, en un contexto de agudización de la crisis crónica del país, donde la escasez aumenta por día, ahora de la mano de una inflación potenciada por el ordenamiento monetario y cambiario.

De los nuevos diagnosticados, el Ministerio de Salud Pública (Minsap) precisa en su parte de este lunes, con cierre en la víspera, que 372 fueron contactos de casos confirmados con anterioridad y 36 tuvieron su fuente de infección en otros países. En 23 no pudo establecerse el origen potencial del contagio, lo que siempre configura un escenario adverso para el control epidemiológico.

La Habana fue la provincia con más nuevos positivos, 123, seguida por Guantánamo y Matanzas, con 89 y 71, respectivamente. La complejidad epidemiológica de la capital, que el sábado reportó 132 nuevos casos y el domingo 85, motivó que las autoridades restaurasen medidas restrictivas ya conocidas por los habaneros en meses anteriores.

El Minsap detalla que hasta el 10 de enero se encontraban ingresados para vigilancia clínica epidemiológica 5 715 pacientes, 1 948 de los cuales son sospechosos de un eventual contagio y 2 803 casos confirmados y activos de la enfermedad viral.

De estos últimos, 24 son atendidos en cuidados intensivos. Nueve son reportados en estado crítico y 15 como graves.

La entidad sanitaria confirmó también el fallecimiento este 10 de enero de otros dos cubanos como consecuencia de la enfermedad pandémica, con lo que suman 153 los decesos por esta causa. Los finados, una mujer y un hombre, de 56 y 53 años, respectivamente, presentaban antecedentes patológicos personales como hipertensión arterial.
 
Con los notorios incrementos diarios de nuevos casos en las últimas semanas queda claro que la pandemia en el país se ha descontrolado, pese a que el gobierno había declarado casi ganada la batalla contra la enfermedad y levantado las restricciones y cuarentenas en todas las provincias.

El incremento sostenido de los casos sucedió a la apertura de todos los aeropuertos internacionales. Los viajeros que arriban a la isla son sometidos a una prueba rápida de COVID-19 en el aeropuerto de entrada y deben guardar cuarentena en sus hogares u hoteles durante cinco días, pero el procedimiento no arrojó los resultados esperados.

Los nuevos contagios se han acercado al millar cada semana durante el último mes. Ante ello, el Minsap dispuso nuevos protocolos para los viajeros que decidan ingresar en territorio cubano desde el exterior.

Asimismo, el 2 de enero entró en vigor una reducción temporal de los vuelos desde seis países del entorno, entre ellos Estados Unidos, México y Panamá. Desde el 10 de enero el régimen exige a los viajeros un PCR negativo realizado como máximo 72 horas antes de su llegada a la isla.

El sábado, el director de Epidemiología del Minsap, Francisco Durán, aseguró que el 80 por ciento de los casos de COVID-19 de las últimas semanas en el país se deben a violaciones del protocolo sanitario establecido para los viajeros y sus familiares.

El galeno lamentó que la población no haya prestado la atención y obediencia suficientes a los protocolos y medidas para evitar el contagio, los cuales se están explicando con amplitud desde hace tiempo.