Desmienten la existencia del "amigo coronel"

Todo fue una travesura de una joven y su amiga más pequeña, que por imprudencia y juventud salió cara para la familia de los Massola
Paula y su hija Edith Massola
 

Reproduce este artículo

Fuentes cercanas a la familia de Paula Massola negaron este martes 16 de junio que la joven presentadora y su amiga estuvieran en la playa gracias a la ayuda de un coronel, como dijeron tras la aparición de un video que causó gran revuelo.

Hasta el momento, la familia de Paula y Edith no ha confirmado ni negado esta información.

Todo fue un malentendido —comentaron a ADN Cuba estas fuentes, que trabajan en el Instituto Cubano de Radio y Televisión y pidieron anonimato—, agrandado por la imprudencia de Paula y su pequeña amiga y la facilidad con que Internet convierte en verdades los acontecimientos dudosos. 

"Ambas nunca debieron ir a la playa, por las restricciones que pesan a causa de la pandemia, y mucho menos hacer un video y publicarlo en Internet", aseguran las personas consultadas. Pero ya allí fueron señaladas por la policía cuando intentaban dar su paseo y divertirse.

Paula y sus amigos dijeron a los agentes que estaban “con un coronel” con el propósito de convencerlos para que las dejaran estar en la playa, invocando la autoridad que tienen en Cuba los jerarcas militares. Así lograron quedarse, aunque más tarde las sacaron del lugar.

Paula apareció en dicha directa con la hermana de su pareja, el reguetonero Diván, y en la misma se le escucha decir a la niña: "Tengan un amigo coronel pa' que les deje estar en la playa”.

“El comentario se interpretó en redes como que al lado de ellas estaba un coronel cuando la realidad es que fue solamente una excusa para estar en la playa” confirmó la fuente a ADNCuba.

La hija de Edith no dejó la directa en sus redes, pero el líder opositor en el exilio, Eliecer Ávila, compartió el video, solicitando que por favor lo hicieran viral. De esta manera se vino a conocer el caso.

Muchos usuarios en redes sociales acusaron con todo tipo de palabras a Paula y su madre Edith, señalando los supuestos vínculos con la oficialidad del Ejército, razón por la cual podían gozar de prebendas impensables para cualquier cubano “de a pie”.