Rosa María Payá en la OEA: Cuba es un peligro para la estabilidad regional
Rosa María Payá, fundadora del movimiento cívico Cuba Decide y vocera de la Coalición Democracia, Libertad, Justicia y Renovación Política, denunció ante la 50 Asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA) la participación del régimen cubano en los procesos de desestabilización social, política y económica en América Latina
Rosa María Payá, activista política cubana opositora al régimen cubano de Castro. Foto: Leonardo Mainé
 

Reproduce este artículo

Rosa María Payá, fundadora del movimiento cívico Cuba Decide y vocera de la Coalición Democracia, Libertad, Justicia y Renovación Política, denunció este lunes ante la 50 Asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA) la participación del régimen cubano en los procesos de desestabilización social, política y económica en América Latina.

Durante su presentación, Payá subrayó que es Cuba quien promueve, apoya y asiste directamente a los regímenes de Venezuela y Nicaragua donde, al igual que en la isla, no se respetan las libertades individuales y se violan los preceptos formulados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 

En un momento de su comparecencia, Payá afirmó que “la dictadura de partido único de Cuba viola en la ley y en la práctica derechos fundamentales como la libertad religiosa, de expresión y restringe el acceso a la información”.

La situación que enfrentan miembros de la prensa independiente,activistas de derechos humanos, artistas y demás representantes de la lucha cívica dentro de la isla, víctimas de detenciones arbitrarias, persecuciones, violaciones de la intimidad, restricción de la libertad de movimiento incluso dentro de su propio país y regulaciones que les prohíben viajar al exterior también fueron denunciadas por Payá.

 

La intervención militar y de inteligencia cubana en la región es, de acuerdo a lo expresado por la promotora de Cuba Decide, “el factor más pernicioso para la estabilidad regional en los últimos años”, por lo cual, pidió a los estados miembros de la OEA exigir “ el respeto a la vida, integridad y libertad de todos los venezolanos, nicaragüenses,y cubanos, así como de todos los defensores los derechos humanos, activistas, periodistas y ciudadanos en general”.

La comparecencia de la activista cubana tiene lugar pocas semanas después de que, paradójicamente, Cuba lograra ocupar una posición en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), desatando una fuerte oleada de críticas por parte de países y organizaciones interesados en la protección y el respeto a los derechos civiles en el mundo.

 

*Este trabajo fue publicado originalmente en Radio Televisión Martí