Familia de preso político Andy García sufre “ensañamiento total” en su contra

Además de ser detenidos el último día del juicio, varios familiares del preso político fueron acosados por inspectores, multados y privados de sus teléfonos y conexión a internet
Familiares de Andy García. Foto: Facebook/Jonatan López Alonso
 

Reproduce este artículo

Familiares de Andy García, uno de los participantes en las protestas antigubernamentales del 11 de julio que fue enjuiciado esta semana en Santa Clara, están sufriendo un “ensañamiento total” en su contra por parte de la Seguridad del Estado, denunció a ADN Cuba Pedro López, suegro de la hermana del preso político.

López dijo que él y su esposa, Yania Alonso, así como su hijo, Jonatan López, y su nuera y hermana de Andy, Roxana García, se encuentran bien tras haber sido detenidos y liberados la víspera, pero que están “muy indignados” por el acoso y ensañamiento del que están siendo víctimas.

El viernes, para evitar que asistieran al último día del juicio contra Andy, fueron interpelados por tres inspectores de diferentes organismos y recibieron multas que, sumadas a las que les impusieron tras la detención bajo el decreto ley 370, ascienden a 10.500 pesos.

“No nos van a callar y esta indignación que tengo la voy a convertir en fuerza contra ustedes, vamos a seguir luchando cada día no sólo para que Andy sea libre, sino para que esta Patria nuestra sea libre y para que todos los cubanos dignos tengan espacio porque Cuba es de todos”, afirmó López en una directa de su hijo mientras eran acosados por los inspectores.

“Nos pueden quitar todo, no nos vamos a callar, nos van a tener que meter presos. Esta indignación que tenemos la vamos a convertir contra ustedes”, agregó.

Jonatan López, por su parte, destacó en la directa que las acciones represivas contra ellos no conseguirían otra cosa más que radicalizarlos.

En declaraciones posteriores a América Tevé, tras la liberación suya, de sus padres y pareja, detalló que las multas bajo el decreto 370 fueron de 3.000 pesos a cada uno, excepto a su madre, y estuvieron acompañadas del decomiso de los teléfonos celulares, para evitar que siguieran denunciando a través de las redes sociales.

Roxana García adelantó a ADN Cuba que el próximo lunes acudirán a presentar una queja para exigir la devolución de su teléfono y el de Jonatan.

"Iremos hasta las últimas consecuencias, aunque sabemos que, si nos los devuelven, estarán pinchados. Exigiremos la devolución", dijo, al tiempo que alertó que cualquier publicación que provenga de las redes sociales de ella o de Jonatan será de la autoría de la Seguridad del Estado, que tiene acceso a toda la información personal de ambos contenida en los dispositivos móviles.

"No confíen en nada que salga de mis perfiles hasta que yo salga directamente transmitiendo y me identifique", subrayó.

El juicio a Andy García comenzó el 10 de enero y ha estado marcado por una fuerte presencia policial en las afueras de la Audiencia de Santa Clara. 

El primer día, Roxana García denunció que agentes de la Seguridad del Estado los perseguían de camino al juicio y que el servicio de datos móviles les había sido cortado reiteradamente.

Andy García está acusado de los supuestos delitos de desórdenes públicos, atentado y desacato a la autoridad. La petición fiscal para el joven es de siete años de cárcel por su participación en las protestas del 11 de julio.

Según las cifras de organizaciones de la sociedad civil independiente de Cuba, de un total de 1.373 personas detenidas a raíz de las protestas, al menos 727 continúan en centros de reclusión.