Régimen cubano sentencia a prisión a un activista de la UNPACU por “acaparamiento”
El régimen inventa delitos comunes para apresar y condenar a la oposición. Ahora sentenció a 10 meses de trabajo correccional a un activista de la UNPACU por un supuesto delito de acaparamiento
Régimen cubano sentencia a prisión a un activista de la UNPACU por “acaparamiento”
 

Reproduce este artículo

El activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), Osvaldo Mendoza fue condenado a 10 meses de trabajo correccional sin internamiento por “acaparamiento”. Luego de la Primavera Negra el régimen lleva a cabo una estrategia consistente en inventar delitos comunes para apresar a la oposición. 

Esta sentencia se tomó por las fuerzas judiciales del régimen en un juicio sumarísimo. Mendoza Ferriol fue encarcelado el pasado 29 de julio, luego de intentar visitar a su madre que se hallaba en un hospital en Granma. Su detención tuvo lugar en la circunvalación de Caimares según dijo en un post de Facebook Ana Belkis Ferrer García.

El también  promotor de Cuba Decide fue golpeado y llevado a la unidad de la PNR de Manzanillo donde no había recibido asistencia médica para sus heridas.

Una información de Cubanet refiere que su hermano el también opositor Osmani Mendoza fue detenido días después y que ambos realizaron una huelga de hambre hasta el 5 de agosto. Osmani había salido de prisión en el mes de mayo con libertad condicional. La dictadura lo había condenado a cuatro años de cárcel en 2018 por los delitos de “acaparamiento” y “actividad económica ilícita”.

Actualmente el listado de prisioneros políticos pertenecientes a la Unpacu asciende a 38. Uno de los casos más recientes es el de Ernesto Pérez Pérez, quien fue apresado por las fuerzas represivas del régimen en la provincia de Las Tunas y aún espera el juicio.

El pasado domingo 26 de julio, para celebrar por todo lo alto la fecha, la dictadura organizó un operativo policial contra activistas y promotores de la iniciativa Cuba Decide. Pérez Pérez fue detenido en Majibacoa, municipio donde reside, cuando se disponía a regresar a su casa.

Los oficiales le arrestaron usando la violencia y le impidieron llamar a su familia desde el centro de Instrucción Penal a donde le llevaron. La razón del arresto es una acusación por presuntos delitos de “resistencia” y “receptación”.

El Líder de la UNPACU, José Daniel Ferrer dijo al respecto que “Nos informaron que se plantó en huelga de hambre. Lo acusan de un falso delito, le quitaron la carretilla, su caballo y dicen que llevaba carne de res”.

Varios activistas se encuentran acompañando a la familia del detenido en señal de solidaridad.

Recientemente se supo que otra integrante de la organización opositora, Yanelis Deuz Durán, presenta un estado grave de salud debido a una huelga de hambre. El pasado 8 de julio la detuvieron acusada de los delitos de resistencia al arresto y desobediencia. Informaciones de Radio TV Martí alegan que la activista “padece de problemas renales y estomacales y la abstinencia de alimentos y agua puede haber sido el detonante para que el pasado fin de semana la trasladaran desde el centro de instrucción provincial al hospital”.

Deuz Durán es la responsable de monitorear las violaciones de derechos humanos en esta región del centro del país. Oficiales del régimen la llamaron el pasado 7 de julio, para que se presentara al otro día en la estación de la policía.

Hasta la fecha quedan pendientes de un proceso judicial los siguientes activistas de la organización opositora: Roilán Álvarez Rensoler, de Santiago de Cuba; Edgar Pérez Pérez, de Las Tunas; Ediyersi Santana Jouz, de Camagüey; Onelvis Flores Hechevarría, de Matanzas; y Alexander Roll Gilbert, de La Habana, entre otros.