Carolina Barrero denuncia más maniobras del régimen en su contra: intenta enfrentarla con sus vecinos

La activista denunció que sus represores quieren enfrentarla con sus vecinos y “generar odio en la comunidad”
Carolina Barrero
 

Reproduce este artículo

La historiadora del arte y curadora Carolina Barrero denunció nuevas maniobras del régimen en su contra, consistentes en enfrentarla con sus vecinos y “generar odio en la comunidad”.

“Ahora resulta que han multado a varias personas de mi calle y a todos han dicho que ha sido mi culpa, porque me he quejado de lo parcial de las imposiciones. Quieren poner a los vecinos en mi contra y generar odio en la comunidad”, expuso la activista en su perfil de Facebook.

Según reflexionó, tal táctica ya ha sido empleada por los órganos represivos contra otros activistas como Maykel “Osorbo” Castillo y los asistentes al Instituto Internacional de Artivismo "Hannah Arendt", coordinado por Tania Bruguera. 

En ambos casos intentaron voltear a los vecinos contra ciudadanos comunes que exigen respeto a sus derechos y libertades, así como el cese de la represión continuada.

“Debe de saber la autoridad que solo ella es responsable por las multas que impone, así como de verificar el correcto procedimiento de las actuaciones de acuerdo con la normativa establecida”, argumentó Barrero en su post, deslegitimando así las mentiras de los represores a sus vecinos.

“Culpar a los ciudadanos del abuso policial como forma de castigo por defender sus derechos jurídicos es el colmo de la arbitrariedad. Mis vecinos pueden contar conmigo en la reclamación de sus multas. ¡Estoy con mi barrio!”, concluyó.

La COVID como pretexto

La pandemia de coronavirus ha sido empleada como pretexto por el régimen para reprimir a activistas, periodistas independientes y todo aquel ciudadano que le resulte incómodo por encarar su naturaleza dictatorial.

El caso de Barrero, miembro del movimiento 27N, no ha sido la excepción. Según denunció el pasado lunes, la policía política estaría ideando otra posible “manipulación” en su contra.

“Mi calle está vigilada por varios agentes, mi casa precintada. Esta mañana ha venido el delegado del Consejo, junto a dos personas vestidas de verde, a realizarme un PCR, en la cuadra trasera hay casos de coronavirus. A pesar de que en esta calle nadie tiene síntomas, han querido hacer un 'muestreo aleatorio para descartar'”, señaló la joven en ese entonces.

En una publicación en Facebook, informó que, como era de esperarse, a ella le tocó hacerse el examen, aunque no había tenido contacto con personas positivas ni presentaba síntomas.

“Han venido a hacerme la prueba esgrimiendo mi responsabilidad social. Ellos saben que estoy aquí sola, sitiada, permanentemente vigilada por varios agentes, y saben que no estoy contagiada con el virus.

No confío, y de antemano pongo en sobre aviso sobre la manipulación de la prueba y de los resultados. A partir de ahora me niego a recibir los mandados y alimentos que quieran hacerme llegar. He escuchado al presidente del CDR en conversaciones con el mensajero, que son preocupantes y corruptas”, advirtió Barrero, a quien la Seguridad del Estado quiso fabricarle un proceso penal por el supuesto delito de “clandestinidad de impresos”.

El caso fue archivado a finales de marzo por falta de pruebas, según informaron autoridades judiciales del régimen.