Régimen corta internet y comunicación celular en sede nacional de Unpacu

A través de Etecsa, el régimen cubano cortó los servicios de internet y telefonía celular en la sede nacional de la Unpacu, en Santiago de Cuba, donde permanecen varios activistas que hasta la tarde de este viernes estuvieron en huelga de hambre
Régimen corta internet y comunicación celular en sede nacional de Unpacu
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano cortó los servicios de internet y telefonía celular en la sede nacional de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), ubicada en el reparto Altamira, Santiago de Cuba, donde permanecen varios activistas que hasta la tarde de este viernes estuvieron en huelga de hambre como protesta ante el cerco policial contra el inmueble.

Del corte dio cuenta la activista Ana Belkis Ferrer, hermana del coordinador nacional de la Unpacu, José Daniel Ferrer. Según afirmó en Twitter, este y otros miembros de la organización opositora presentes en la sede fueron privados de los servicios de internet y telefonía móvil.

“Raúl castro y Díaz-Canel, a través de Etecsa, vuelven a interferirles los servicios de Internet y telefonía móvil”, denunció Ana Belkis, miembro de la Unpacu y Dama de Blanco en el exilio.

De su denuncia se hizo eco también en Twitter la plataforma Cuba Decide, que llamó a los cubanos simpatizantes de la Unpacu y la causa del cambio político en la isla a estar atentos y pendientes de la situación.

¿Fin del cerco o cambio de modalidad represiva?

El corte de las comunicaciones a los activistas de la Unpacu se da apenas un día después de que la organización retomase su labor humanitaria y levantase la huelga de hambre como protesta pacífica por el cerco policial al que fue sometida la sede durante 26 días.

La medida, que viola la libertad de expresión de cubanos que pagan onerosas sumas por los servicios de telefonía móvil e internet al monopolio de las Telecomunicaciones en la isla, indica que el régimen sólo habría levantado el cerco por la presión internacional y la solidaridad con los huelguistas, para luego adoptar otras modalidades represivas.

En declaraciones a ADN Cuba, José Daniel Ferrer comentó la víspera que “la situación estaba tranquila”, por lo que estaban pudiendo retornar al día a día de la organización opositora.

El cerco fue suspendido el viernes sobre las 10:20 y hasta el momento no han molestado a nadie. Los activistas están viniendo, se está trabajando acá, se están preparando alimentos por si empiezan a asistir los casos que estábamos atendiendo, explicó Ferrer.

Los impedimentos de este domingo para que la Unpacu se comunique pueden obedecer a una intención de invisibilizar su labor humanitaria u otros actos represivos que se tomarán contra la organización, una de las que más incomoda al régimen.