Rapero Osorbo anuncia concierto online para recaudar fondos y ayudar a Denis Solís
Anunció un concierto online para recaudar fondos que serán destinados a ayudar al prisionero condenado a ocho meses por “desacato” en un juicio sumario sin garantías legales.
 

Reproduce este artículo

El rapero y activista Maykel “Osorbo” Castillo, uno de los huelguistas del Movimiento San Isidro que se acuartelaron por la liberación de Denis Solís, anunció un concierto online para recaudar fondos que serán destinados a ayudar al prisionero condenado a ocho meses por “desacato” en un juicio sumario sin garantías legales.

“Mis negros mis blancos mis hermanos todos: Hoy en día soy artista porque ustedes están Súper conectados con nuestra realidad. En breve daré un concierto online por una plataforma, donde venderemos la entrada a 15 CUC [dólares]”, escribió en su Facebook personal.

Explicó que lo recaudado por ese concierto, “una gran parte será para asistir a Denis Solís”, internado en un área de máxima seguridad.

La presentación online será el escenario para que Osorbo estrene su esperado disco Contra la dinastía Castro.

“Seguimos abriendo fuego, cuento con todos los que puedan apoyar. En breve les pasó el link de la página. El que no pueda pagarlo igual se lo haremos llegar personalmente”, aseguró el artista contestatario.

Entretanto, familiares del rapero contestatario Denis Solís continúan exigiendo al régimen cubano que lo traslade de la prisión de máxima seguridad Combinado del Este, donde cumple la sanción de 8 meses de privación de libertad, por el supuesto delito de “desacato”.

Su tío, Vladimir González, dijo a Radio Martí que el joven, con quien han podido comunicarse en los últimos días, mantiene “bien firmes sus ideales”, y hasta el momento “no ha tenido contratiempos” en prisión, pero a su juicio “está en el lugar equivocado”.

González señaló, además, que permanece vigilado por la policía política. “He salido a la calle y he visto que me están siguiendo”, afirmó.

Según el familiar, Solís permanece encerrado en el Destacamento 4 del Combinado del Este, rodeado de prisioneros que cumplen sanciones por delitos muy graves.

Gracias a la presión de activistas dentro de la isla, las gestiones legales de la familia y las denuncias ante organismos internacionales, las autoridades han cedido y permiten las llamadas telefónicas y las visitas a Solís, subrayó González. Al principio de su detención “no habían permitido llamar ni que le lleváramos la jaba” con alimentos y aseo, añadió.

De acuerdo a la legislación cubana, Solís no debería cumplir sanción en una cárcel de máxima seguridad, sino en un régimen menos severo, insistió González.

Solís fue arrestado el 9 de noviembre, luego de que transmitiera a través de Facebook una directa mientras expulsaba de su vivienda a un agente de policía que irrumpió en la misma sin portar autorización alguna.

El 11 de noviembre, el Tribunal Municipal de La Habana Vieja condenó al activista y músico a 8 meses de privación de libertad por el supuesto delito de “desacato”. Artistas y activistas del Movimiento San Isidro comenzaron una campaña por su liberación.