"¿Qué tengo que esperar? ¿Que mi hijo se muera?": Una madre santiaguera reclama justicia
Uno de los jóvenes condenados por grabar el enfrentamiento entre civiles y miembros de las Tropas Especiales en febrero de este año, en Santiago de Cuba, se declaró en huelga de hambre en la prisión de Aguadores
Vecinos del reparto Nuevo Vista Alegre

La madre de un joven santiaguero acusado por el supuesto delito de “instigación para delinquir” reclamó la liberación de su hijo, detenido desde el 14 de febrero de este año por grabar el enfrentamiento entre militares cubanos y los vecinos del reparto Nuevo Vista Alegre, de Santiago de Cuba, tras la violación de una niña de ocho años.

En un video difundido por José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), la madre de Yoennis Domínguez La Rosa ofreció detalles sobre el caso y pidió que se liberara a su hijo.

Por su parte, Ferrer precisó que Domínguez La Rosa había sido condenado como “venganza” del régimen por haber difundido videos del enfrentamiento entre las Tropas Especiales del Ministerio del Interior y los vecinos del reparto Nuevo Vista Alegre.  

Por su parte, tras cuatro meses de encarcelamiento en la prisión de Aguadores, de Santiago de Cuba, el joven se declaró en huelga de hambre, informó su madre.

También precisó que Domínguez La Rosa fue citado el 14 de febrero en la Unidad de Micro 9. Al día siguiente lo trasladaron a Operaciones, donde estuvo 20 días y se le negó la asistencia médica, denuncia la santiaguera. “Estaba orinando la sangre y nunca lo atendieron”, lamentó.

“¿Qué tengo que esperar? ¿Qué mi hijo se muera? ¿Dónde está la justicia? ¿Dónde están los derechos humanos que dicen que aquí en Cuba hay? (…). Yo creía en esto (la Revolución); desgraciadamente fui una estúpida que tenía los ojos vendados, porque hasta ayer yo era presidenta del CDR”, expresó la mujer.

Sobre los sucesos relacionados con la acusación de su hijo explicó: “Las Brigadas Especiales se bajaron de los carros echándole los perros al pueblo, dándole bastonazos al pueblo. Cuando el pueblo se indignó al ver la represión (…) se defendió tirándole piedras (a los militares)”.

“Aquella manada, aquellos animales salvajes, llegaron dándole golpes a niños, a mujeres embarazadas, hombres y ancianos”, denunció.