Detienen a vecinos que enfrentaron a "boinas negras" en Santiago de Cuba
Los implicados serán procesados de acuerdo a su participación y responsabilidad, declaró el fiscal de la provincia
 

Reproduce este artículo


La policía de Santiago de Cuba arrestó a los vecinos que intentaron vengar a una niña violada en el reparto Nuevo Vista Alegre de esa ciudad el 8 de febrero, quienes provocaron un tumulto y se enfrentaron a las tropas especiales cuando atrapaban al violador.

“A partir de los videos que se captaron, hemos empezado a identificar a las personas que agredieron a la Policía y se han empezado las detenciones y el procesamiento por parte del órgano de investigación criminal de nuestra provincia”, declaró a medios locales el teniente coronel José Luis Agustín, segundo jefe de la Policía en la provincia.

Según dijo, al conocerse el tumulto primero se enviaron fuerzas regulares de la Policía, pero como la situación las desbordó, decidieron mandar a los “boinas negras”. “En ningún momento agredieron a la población”, agregó, “siempre trataron de preservar la vida del autor de los hechos”.


Rolando Reyes, fiscal de la provincia, explicó que la actuación de la Policía estaba respaldada por la ley, ya que el código de procesamiento penal de Cuba asegura ciertas garantías a todos los infractores. “Un tribunal competente será quien determine la responsabilidad de esta persona”, subrayó.

“Las personas que agredieron a las fuerzas del orden público aprovechándose de esta circunstancia coyuntural serán presentados a la Fiscalía. Y se juzgarán en correspondencia con la gravedad y la participación en los hechos”, agregó.

Desde el primer momento ADN Cuba reportó el suceso, que provocó gran agitación en redes sociales, por el acto en sí y la batalla campal que se desató luego entre los santiagueros y la Policía.


La niña, residente en el barrio de San Pedrito, había asistido a un cumpleaños, donde fue recogida por el presunto agresor, Alejandro Wilson Correa, de 34 años, domiciliado en el barrio de Santa Elena, un conocido de su familia, y supuesto infectado con el VIH. La menor fue ingresada de urgencia en el Hospital Infantil Sur, conocido como “La Colonia”, y según las autoridades se encuentra fuera de peligro.

Había ingresado de urgencia y fue sometida a una intervención quirúrgica por desgarramiento interno, que, por suerte, terminó sin mayores complicaciones. Según el activista santiaguero LGBTI Mariano Arturo Ochoa, la menor estaba recibiendo medicamentos para evitar una infección con VIH.

Si bien los vecinos no lograron linchar al agresor, sí perdió un ojo y los dientes producto de la golpiza.

En sus intentos por refrenar los impulsos de la población, las fuerzas especiales del Ministerio del Interior tuvieron incluso que efectuar algunos tiros con armas de fuego para disuadir a la multitud.