Pueblo cubano se queja del mal actuar de la policía
Los cubanos de a pie se quejan del actuar de la policía: poco profesionales e injustos, dicen en la calle
 

Reproduce este artículo

ADN Cuba salió a las calles del Oriente cubano, donde el pueblo se queja del mal actuar de la policía.

Entrevistados dieron su testimonio a la revista sobre malas experiencias que han tenido agentes del orden: poca profesionalidad en su labor, injusticias, entre otras problemáticas.

En la medida que el pueblo está enfrentando el embate de los altos precios de los productos, la ausencia de alimentos y productos de aseo, hay malestar dentro de la población y la policía le agrega más infortunio al malestar de la gente en la calle.

"Somos acosados por el gobierno comunista en cuanto a comprar alimentos. Nos levantan actas de advertencia en unidades policiales por un paquete de pollo o un pomo de aceite", declaró Leoncio Munier, quien reside en Santiago de Cuba.

Esta situación le sucedió a él mismo hace unos días.

A Luis García Palacio, del municipio Antilla, en Holguín, un policía de tránsito motorizado le pidió en mala forma el carnet de identidad y lo discriminó por su color de piel.

En esa misma provincia, a Danulia Escalona Fernández le registraron la casa para decomisarle siete paquetes de detergente, cinco papeles sanitarios y dos cajas de cerveza cristal para el cumpleaños de su nieto.

"Es un abuso porque esos productos yo no los vendía. Somos una familia grande de seis personas, incluida una anciana postrada de 80 años. Ahora no tengo con qué lavar", lamentó.

Aunque ella se ha quejado, ya incluso un agente de la Seguridad del Estado le comunicó que no le devolverán sus productos.

El joven holguinero Marlon Alfonso Pérez también ha sufrido acoso policial.
 

 

Las cifras respecto a la crisis social en la isla son perturbadoras.

El primer ministro Manuel Murillo dijo en agosto anterior en la Mesa Redonda que habían reclutado 22 281 cubanos para formar los grupos de enfrentamiento, contra los llamados coleros, acaparadores y revendedores.

Hasta el 31 de julio de 2020 se había actuado sobre 1285 coleros, de ellos, 453 recibieron medidas profilácticas, 634 fueron multados y 280, acusados por los delitos de actividad económica ilícita, desobediencia, acaparamiento y propagación de epidemias, según una nota publicada por el sitio web del Ministerio del Interior (Minint).

Para fomentar el odio entre cubanos al parecer sí hay recursos.

Por su parte, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) documentó en el 2020, 1433 detenciones arbitrarias.

Además, hasta el 1 de diciembre pasado, 134 cubanos permanecían presos por motivos políticos según el balance de la ONG Prisoners Defenders.