Movimiento San Isidro: “Denunciamos la arbitrariedad de la causa construida a Denis Solís”

El Movimiento San Isidro emitió un comunicado por la liberación del joven opositor al régimen cubano, Denis Solís González, detenido arbitrariamente por la Seguridad del Estado
Movimiento San Isidro: “Denunciamos la arbitrariedad de la causa construida a Denis Solís”
 

Reproduce este artículo

El Movimiento San Isidro emitió un comunicado por la liberación del opositor al régimen cubano, Denis Solís González. Según detallaron los integrantes de esta iniciativa que promueve y defiende los derechos civiles y culturales en la isla, “en el Barrio de San Isidro, el joven fue detenido violentamente el lunes 9 de noviembre”, aproximadamente a las 4:00 p.m en las calles Habana y Paula, a unas cuadras de su casa.

“En el transcurso de solo 3 días lo llevaron a la estación policial de Cuba y Chacón, de ahí a la cárcel Vivac y luego a Valle Grande. Como ya es habitual en estos casos políticos, no le permitieron hacer ninguna llamada a su familia. En cambio, oficiales de la Seguridad del Estado fueron a su casa en dos ocasiones para intimidar a sus familiares y llevarse el teléfono de Denis. Incurrieron así en múltiples violaciones: no respetaron la inviolabilidad del domicilio, hicieron un registro sin orden y sin testigos, y se llevaron unos zapatos de Denis sin levantar un acta de ocupación. Aunque también es ilegal que los oficiales de la Seguridad informen sobre denuncias o abran causas, le mostraron a la familia de Denis un papel donde decía que le abrirían una por droga”, se detalla en la comunicación publicada en la página de Facebook del Movimiento.

De acuerdo a la información ofrecida por el Movimiento San Insidro, “Denis estaba siendo hostigado desde hacía varios días por estos oficiales a través de amenazas, ofensas y postas en las inmediaciones de su domicilio. Finalmente fue detenido cuando decidió salir de su casa, sitiada, para hacer una gestión”.

El viernes 13, la historiadora de arte y activista por la democracia en la isla, Anamely Ramos, fue a la estación de Cuba y Chacón para averiguar sobre la situación de Denis. “El oficial que la atendió en la oficina de procesos, le explicó que le habían hecho un juicio por desacato y que ya estaba en Valle Grande sancionado”, precisaron.

“En el Vivac nos dijo el oficial número 06471 reconoció que Denis Solís estuvo en ese centro de detención y que fue trasladado. No quiso dar información sobre el proceso penal (…) Denis ha sido detenido por la policía que se niega a dar información sobre su suerte y paradero. Esto constituye un supuesto de desaparición forzada. Recordamos que Cuba es parte en la Convención Internacional contra las Desapariciones Forzadas desde el 2 de febrero de 2009”, precisó la asociación sin fines de lucro Cubalex, en su página de Facebook. Cubalex, a través de la ley nacional e internacional defiende y promueve los derechos humanos, como forma de transformación social para alcanzar el restablecimiento de la democracia y el Estado de Derecho en Cuba.

Según añadió Cubalex en su reporte de actualización sobre el caso de Denis Solís, “en la estación de Cuba y Chacón, un oficial con registro 04418, quien se negó a dar su nombre y cargo, indicó que “el número de denuncia es 60538 y la causa en el tribunal 17020. Esta información no se ha podido comprobar en el referido tribunal”.

Insistimos en la gravedad que representa el marco temporal en que se desarrollaron todos estos eventos. En solo tres días un ciudadano de este país fue violentamente arrestado sin cargos, trasladado a tres instituciones de las fuerzas represivas y procesado por una causa construida. Todo esto, además, ocurrió sin permitírsele una sola llamada telefónica. Esta conjunción de atrocidades sobre un ciudadano no solo viola sus derechos humanos más elementales y coloca a Cuba al mismo nivel que la Rusia stalinista de las Grandes Purgas, donde se procesaban 'delinquentes sin delitos', sino que además viola olímpicamente los presupuestos de nuestra propia Constitución”, apuntó el Movimiento San Isidro.

En el comunicado se afirma que “si permitimos que un atropello de esta escala proceda en Cuba, ¿qué recurso le queda entonces al ciudadano cubano para enfrentarse a un poder que arremete ciegamente una y otra vez, como una bestia ciega, ante los cuestionamientos más elementales (…)?”

Anamely Ramos nunca salió de la estación, fue detenida y golpeada de manera arbitraria solo por indagar sobre una información que debe estar a disposición de todo ciudadano, denunciaron los activistas, quienes además “se congregaron fuera de la estación más tarde, y también fueron arrestados injustamente.

“La escalada de violencia se ha mantenido por tres días consecutivos. Luego de cada detención, hemos vuelto una y otra vez, incluso de madrugada, para seguir exigiendo de manera pacífica la liberación de Denis”, indicaron.

“La violencia y el abuso de poder se han convertido en norma en Cuba y hemos vivido un ascenso desmedido en los últimos meses, en los que el Estado se ha aprovechado de la situación excepcional que representa la pandemia del coronavirus. Si se suma esto al desabastecimiento de productos básicos, a la imposición de multas a la población y a la actuación fuera de la Ley de los agentes de la Seguridad del Estado y de la PNR, nos encontramos entonces ante el cuadro insostenible sobre el que se golpean nuestros días.

Frente a esta lógica de la violencia, solo tenemos nuestros cuerpos y la confianza en la justeza de nuestras demandas”, afirmaron los activistas a favor de los derechos humanos en Cuba.

“Denunciamos el desamparo en el que nos encontramos ante la impunidad ilegítima de la Seguridad del Estado. Denunciamos la arbitrariedad de la causa construida a Denis Solís y todas las violaciones ocurridas en su proceso. Exigimos su inmediata liberación. Lo exigimos de manera pacífica con la poesía como espada. La poesía la haremos todos”, concluyeron.

Desde el 9 de noviembre Denis Solís no se ha comunicado con sus familiares para informar el lugar de detención o los supuestos cargos que le imputan.