Joven opositor Denis Solís lleva más de 48 horas preso
Según relató su amigo, el rapero Maykel Osorbo, este activista fue detenido con violencia el pasado lunes cuando salía de su casa a realizar unas gestiones
Opositor Denis Solís lleva más de 48 horas preso
 

Reproduce este artículo

Han pasado más de 48 horas de la detención del joven opositor cubano, Denis Solís González, y hasta ahora se desconoce su paradero oficial.

Según relató su amigo, el rapero Maykel Osorbo, este activista fue detenido con violencia el pasado lunes cuando salía de su casa a realizar unas gestiones.

Incluso el martes sus amigos entregaron un recurso de Habeas Corpus para conocer su ubicación, sin embargo, no ha funcionado.

Fuentes cercanas indicaron a ADN Cuba que se encuentra preso en el Vivac, una cárcel de La Habana famosa por su cantidad de presos políticos.

Decenas de activistas piden la libertad para el también músico, muy cercano al Movimiento San Isidro.

Uno de ellos es Luis Manuel Otero Alcántara, quien escribió en Facebook: "El régimen cubano no se cansa de ir contra el arte y la cultura del barrio, esa expresión genuina que sale del dolor, del sufrimiento, de no encontrar solución a sus problemas y canalizarlo en una canción, un poema o una pintura. Libertad para Denis".

También lo apoya la reportera independiente, Iliana Hernández. "Denis Solís no está solo, no lo van procesar por nada porque es artista no delincuente".

El joven lleva semanas sufriendo acoso de la Seguridad del Estado.

Solís González el pasado viernes 6 de noviembre encaró y expulsó de su casa a un oficial que irrumpió en la misma sin permiso ni orden judicial alguna.

"¿Quién te dio permiso para entrar? Sal ahora mismo", le dijo al capitán de la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) que entró en su domicilio en un video que compartió en su perfil de Facebook.

El hecho tuvo lugar sobre las seis de la tarde y fue transmitido en directo por él. Según este, el evento no quedaría ahí, pues seguramente seguirían acosándolo más tarde y durante los días siguientes. 

Sin embargo, afirmó en su directa, repleta de insultos y ofensas tanto al oficial de la policía que encaró como al resto de los represores del régimen, él no teme a los "esbirros".

Residente en la Habana Vieja, Solís González estuvo dos meses en la prisión de Valle Grande en 2016 tras participar en una manifestación porque le decomisaron su bicitaxi. En ese entonces su activismo político lo llevó a estar vinculado con el PRC y el CID, pero luego se separó de dichas plataformas y actualmente está vinculado al Movimiento San Isidro.