Otra de las madres del 11J: “Yo exijo libertad para mis hijas, no puedo más”

Barbarita Isaac Rojo no ve a sus hijas Lisdani y Lisdiani Rodríguez Isacc desde el 15 de julio cuando el jefe de la Policía Nacional Revolucionaria de Placetas, Héctor de la Fe Freire, las apresó por participar en las manifestaciones populares de ese municipio de Villa Clara.
Lisdani y Lisdiani Rodríguez Isaac, detenidas por las protestas del 11J
 

Reproduce este artículo

Barbarita Isaac Rojo no ve a sus hijas Lisdani y Lisdiani Rodríguez Isacc desde el 15 de julio cuando el jefe de la Policía Nacional Revolucionaria de Placetas, Héctor de la Fe Freire, las apresó por participar en las manifestaciones populares de ese municipio de Villa Clara.

El domingo 11 de julio de 2021, ambas jóvenes y su madre participaron en las protestas. Dos días después, a las 2:00 a.m. de la Fe Freire fue a buscarlas. Lisdani y Lisdiani se negaron a ir. Era tarde y les parecía peligroso acompañar a la policía en ese horario.

El día 15 fueron citadas las tres mujeres. 

“Llegamos a la estación y estaba la gente de la Seguridad allí. Nos sentaron a esperar al jefe de la policía. Él acusó a mis hijas por desobediencia, vandalismo y más delitos que no son ciertos. Ellas solo protestaron pacíficamente” contó Isaac Rojo a ADN Cuba.

De la Fe Freire le dijo, con autoridad, a Isaac Rojo que les llevara ropa “que van a estar presas para largo”. El día 18 las envío a la prisión Guamajal en Santa Clara e impidió que Isaac Rojo se despidiera de ellas por haber acudido a las protestas. Actualmente se te encuentran bajo una medida cautelar de prisión preventiva.

El desespero de Isaac Rojo no ha hecho más que crecer luego de un mes de detenidas dos de sus hijas. Su nieta de tres años, hija de Lisdiani, tiene trastorno del sueño y muestra signos de alteración desde que apresaron a su madre.

“Están soltando a todo el mundo menos a ellas. Solo quedan cinco mujeres presas allí. ¿Qué está pasando con ellas? ¿Por qué no las sueltan?” son las interrogantes que Isaac Rojo se hace a diario, sus hijas además eran su sustento en la vida.

Isacc Rojo cree que el jefe de la policía las mandó a procesar por rencores personales contra Lisdani. Con anterioridad él la acusó de prostituirse sin tener pruebas contra ella. 

“Ahora me dice la abogada que estarán ahí hasta el juicio. Apareció una mujer, que no sé si es del gobierno o del partido, que dice que Lisdani le dio una galleta. Pero esa mujer le haló el pelo antes en la manifestación, Lisdani solo se defendió de la agresión. Se están agarrando de cualquier confesión para dejarlas encerradas. Yo exijo su libertad. No puedo más”, narró Isacc Rojo.

El 22 de agosto último trascendió que el Tribunal Supremo de Cuba, a nombre del régimen cubano, rechazó la petición de libertad para las hermanas de 22 años Rodríguez Isaac.

En declaraciones a Radio Televisión Martí la madre de las jóvenes dijo que “Yo le escribí al fiscal del Tribunal Supremo porque él dijo en la Televisión Nacional que manifestarse no es delito y como mis niñas lo que hicieron fue participar en las protestas de aquí pensé que sabiéndolo él tomaría alguna acción para ponerlas en libertad”.

La respuesta que obtuvo fue la de tramitar el caso en Fiscalía Municipal en Placetas, “que es el órgano que mandó prisión para ellas”, aclaró.

Los delitos impugnados contra ellas por el jefe de la policía son desacato, vandalismo, propagación de epidemias y desorden público, bajo esta última figura delictiva han sido sancionados decenas de personas tras las protestas.

El 24 de julio pasado el presidente del Tribunal Supremo, Rubén Remigio Ferro expresó en conferencia de prensa que “En el país no es delito pensar diferente, no constituye delito, es un derecho. No somos trogloditas”. Aunque las practicas legales actuales demuestran otra realidad.

La ONG Cubalex registra hasta la fecha 896 personas entre detenidos y desaparecidos a raíz de las manifestaciones antigubernamentales del 11J. De ese total unas 172 son mujeres, contra las que se ejerció mayor violencia en todo el proceso de detención.

Además, se detuvieron a 44 personas con edades entre 14 y 18 años. Según la legislación cubana la edad mínima para ser penalmente responsable es 16 años. Al menos cuatro menores de 16 años fueron detenidos en el contexto de las protestas. En estos casos, la justicia se impartió de forma extrapenal y de manera administrativa. 

Varias organizaciones se han pronunciado en contra de las violaciones de derechos humanos cometidas por el gobierno cubano a raíz de las manifestaciones que tuvieron un carácter antigubernamental.