“La necesidad de que termine la huelga es inminente”, asegura doctora que visitó Movimiento San Isidro
Luego de casi cinco días de huelga de hambre y sed, varios activistas del Movimiento San Isidro estarían al borde del colapso
Luis Manuel Otero Alcántara en huelga de hambre. Foto: Katherine Bisquet
 

Reproduce este artículo

Luego de casi cinco días de huelga de hambre y sed, varios activistas del Movimiento San Isidro estarían al borde del colapso.

Así lo asegura Georgina de la Caridad madre de Oscar Casanella (uno de los huelguistas, en su caso solo de hambre) y oftalmóloga de varios años de experiencia, también como profesora y cirujana.

Ella llegó del extranjero para ver a su hijo, y esta vez la policía política le permitió pasar el cerco. En la sede del movimiento en la calle Damas, de la Habana Vieja, procedió a examinar a los huelguistas, principalmente mediante una medición de nivel de azúcar en sangre.

“La necesidad de que abandone es inminente, no están para seguir en esta situación”, expresó la doctora, principalmente sobre el artista Luis Manuel Otero Alcántara, coordinador principal del MSI.

“Lo que más me preocupa si tienen una hipoglicemia”, dijo en una directa transmitida por ADN Cuba. “Es muy grave, es el momento de parar ya”, dijo.

Sobre Luis Manuel Otero, que aparentemente se mantiene con buen ánimo, dijo que es peor para quienes limitaron también la ingesta de agua. “Haces un fallo multiorgánico y te vas hablando”, lamentó la doctora.

Explicó que, por ejemplo, en las personas gravemente quemadas se da el caso de que “tienen desequilibrio y fallo multiorgánico, y mueren consientes”.

Abu Dunayah, uno de los que están plantados, pero sin hacer huelga de hambre, para apoyar a sus compañeros, refirió que “Luis Manuel y Maykel [Osorbo] cuando estaban orinando era muy oscuro, prácticamente sangre. Ellos dirán si les preguntan que están bien, porque son gente dura, pero están pasando por un momento muy fuerte”.


Este fin de semana varias agencias de prensa extranjera acreditadas por el régimen en Cuba, cumplieron su deber profesional e informaron que varios activistas se encuentran realizando una huelga de hambre (algunos también de sed) en la sede del Movimiento San Isidro en la Habana Vieja.

Reuters reportó que “varias organizaciones internacionales de derechos humanos, incluida Amnistía Internacional, han denunciado el acoso de parte del Estado cubano a un grupo de activistas en La Habana que dicen haber iniciado una huelga de hambre en protesta contra las restricciones a la libertad de expresión”.

El Movimiento San Isidro, un grupo de artistas, periodistas y académicos, ha tenido numerosos enfrentamientos con las autoridades comunistas en los últimos años mientras pone a prueba y protesta contra los límites a la libertad de expresión en el estado de partido único, informó la agencia del Reino Unido.

La mencionada agencia no pudo acceder a los activistas en huelga de hambre para recoger sus testimonios, porque “al menos dos patrullas de la policía y más de una decena de funcionarios bloqueaban el acceso a la oficina del Movimiento San Isidro”.

“Un hombre que se identificó como Jorge Gómez y dijo que trabajaba para las autoridades de salud pública señaló que el acceso estaba restringido debido a un brote de coronavirus”, aseguró Reuters. Sin embargo, durante esta semana se ha visto claramente mediante directas, como los vecinos del lugar no tienen limitaciones de circulación en tanto no apoyen abiertamente a los huelguistas, quienes a su vez han sufrido ataques de agentes del régimen y testaferros.


“El gobierno cubano no respondió a una solicitud de comentarios”, informó la corresponsal de Reuters en La Habana, Sara Marsh.

En tanto, la agencia española EFE, reportó que “siete activistas opositores cubanos cumplieron este domingo cuatro días en huelga de hambre en La Habana como protesta por el encarcelamiento de un joven rapero y para reivindicar, entre otras cosas, el cierre de las tiendas exclusivas en dólares en el país”.

Dos de ellos, el artista Luis Manuel Otero Alcántara y el músico Maykel Castillo, iniciaron la tarde del miércoles una huelga de hambre y sed, mientras otros cinco mantienen desde entonces una huelga de hambre, explicó a EFE la profesora y curadora de arte Anamely Ramos, otra activista que los acompaña.

“En total 14 personas vinculadas al Movimiento San Isidro (…) permanecen recluidas voluntariamente en una vivienda del histórico barrio de la Habana Vieja en la capital”, reportó la agencia.

Otero Alcántara se encuentra “muy débil”, declaró Ramos, tras cuatro días sin comer y beber y por haber sido herido en la cara por el lanzamiento de objetos durante un ataque que un desconocido perpetró contra la vivienda la pasada medianoche, y que fue difundido en vídeo por redes sociales.

Los catorce activistas se concentraron el lunes en la vivienda para protestar por la condena al rapero aficionado Denis Solís, a quien un tribunal de La Habana consideró culpable de “desacato” en un irregular proceso, por haber insultado a un policía que irrumpió ilegalmente en su casa.

Además de la liberación de Denis Solís como reivindicación “irrenunciable”, los activistas reclaman la devolución de los víveres requisados y que el Estado cubano cierre las discriminatorias tiendas en Moneda Libremente Convertible (dólares), en las que solo se puede pagar en moneda extranjera y con tarjeta, informó EFE.

Anamely Ramos aseguró que los disidentes llevarán la huelga de hambre hasta las últimas consecuencias si el Gobierno cubano no revoca la condena a Solís. Los activistas concentrados en la Habana Vieja -entre los que también se encuentra una enferma de cáncer, la exprofesora universitaria Omara Ruiz Urquiola- cuentan con la solidaridad de otros movimientos opositores locales, varios políticos estadounidenses y organizaciones como Amnistía Internacional o Cuban Prisoners Defenders, y otros grupos de la sociedad civil cubana.

También han enviado una carta al cardenal de Cuba, Juan de la Caridad García, pidiéndole que les haga una visita como muestra de apoyo, reportó EFE.