Abel Prieto ataca a Denis Solís y al Movimiento San Isidro
Un gobierno que pregona su "amor por los pobres" saca a relucir su verdadera naturaleza cuando se trata de opositores, a quienes denigra y humilla, calificándolos de "marginales" cuando son pobres y negros
Abel Prieto se pronuncia contra Denis Solís
 

Reproduce este artículo

A medida que crecen las exigencias de liberación de Denis Solís y muestras de solidaridad con la huelga del Movimiento San Isidro, más funcionarios cubanos responde con comentarios de descrédito.

Esta vez le tocó al presidente de Casa de las Américas, Abel Prieto, quien, en una muestra de clasismo burdo, calificó en tono despectivo de “marginal” al rapero contestatario Denis Solís y sugirió que estos acontecimientos han sido exagerados por la prensa independiente e internacional.

“En una región caracterizada por masacres, secuestros, violencia policial y ejecuciones extrajudiciales, nuestros enemigos disfrazan a un marginal procesado por desacato de ‘artista’ y lo convierten en una noticia mundial. Algo vergonzoso”, comentó el Twitter el alto funcionario castrista.


La víspera, el régimen publicó un video de una supuesta confesión de Denis Solís donde delataba a sus compañeros del Movimiento San Isidro en el portal oficialista Razones de Cuba, y desde entonces, casualmente, aumentaron los posicionamientos de figuras ligadas al régimen contra Solís y el Movimiento.

Mientras, un grupo de cubanos orquestados por la Seguridad del Estado realizaron un mitin de odio contra activistas que salieron a expresar su apoyo al MSI.

En el Parque Central de La Habana, “simpatizantes” del régimen arremetieron contra quienes se sumaron al llamado de los activistas, artistas y periodistas independientes que se encuentran atrincherados exigiendo la libertad del joven opositor y músico, Denis Solís, detenido arbitrariamente y encarcelado tras un juicio sumario bajo cargos fabricados y sin garantías legales.

Este 23 de noviembre, además, fuerzas de la Seguridad del Estado impidieron a la prensa extranjera acceder a la sede del Movimiento para recoger testimonios de los huelguistas.

Reuters reportó que “al menos dos patrullas de la policía y más de una decena de funcionarios bloqueaban el acceso a la oficina del Movimiento San Isidro”.

Los 14 recluidos en la sede del MSI permanecen cercados desde hace varios días, algunos de ellos en huelga de hambre y sed. Según reportes que llegan desde allí, varios de ellos ya sienten debilidad y presentan síntomas de agotamiento físico y mental.

Todo ellos se concentraron el lunes en la vivienda para protestar por la condena a Solís, a quien un tribunal de La Habana consideró culpable de “desacato” en un irregular proceso, por haber insultado a un policía que irrumpió ilegalmente en su casa.

Además de la liberación de Denis Solís como reivindicación “irrenunciable”, los activistas reclaman la devolución de los víveres requisados y que el Estado cubano cierre las discriminatorias tiendas en Moneda Libremente Convertible (dólares), en las que solo se puede pagar en moneda extranjera y con tarjeta, informó EFE.

Anamely Ramos aseguró que los disidentes llevarán la huelga de hambre hasta las últimas consecuencias si el Gobierno cubano no revoca la condena a Solís. Los activistas concentrados en la Habana Vieja cuentan con la solidaridad de otros movimientos opositores locales, varios políticos estadounidenses y organizaciones como Amnistía Internacional o Cuban Prisoners Defenders, y otros grupos de la sociedad civil cubana.