Joven periodista independiente cubano Yoe Suárez, nuevamente citado por la seguridad cubana
Nuevamente un agente de la Seguridad del Estado ha llegado a la casa del joven periodista independiente cubano Yoe Suárez, para hacerle saber que tiene que presentarse en la estación
Foto tomada de su Facebook
 

Reproduce este artículo

En constante hostigamiento por parte de la Seguridad del Estado viven en Cuba los periodistas independientes. Esta vez arremeten nuevamente contra el reportero Yoe Suárez dejándole saber que debe presentarse este sábado en la estación policial de municipio Siboney en el municipio habanero de Playa.

El también colaborador de la revista independiente "El Estornudo" deja saber en sus redes sociales que el supuesto motivo del citatorio era una queja anónima contra su persona a propósito de una supuesta construcción en su vivienda. "Lo de las "quejas" por la construcción era, además, improbable. Hace al menos dos años no se lleva a cabo ninguna remodelación. De modo que ni polvo, ni ruidos, nada"

El oficial que se presentó en su vivienda es conocido como el Capitán Durán, Jefe de Sector de la Policía Nacional Revolucionaria, el mismo según deja saber el periodista, hizo algunas preguntas al periodista sobre una pequeña loma de arena apilada en el patio y otros materiales de construcción, a lo que Suárez le dejó saber que habían sido adquiridos de forma legal mediante un subsidio que tiempo atrás solicitara un familiar suyo para rehacer el techo de la parte donde vive: «todo es legal y tiene poco que ver conmigo.»

Suárez en más de una ocasión ha sido hostigado, interrogado, amenazado y privado de la facultad de viajar al extranjero por su labor profesional. Esta es la sexta ocasión en solo cuatro meses que los órganos represivos de la Seguridad del estado cubano molestan al joven periodista y a su familia mediante visitas, citaciones y amenazas

El reportero termina su denuncia en Facebook haciendo una alerta sobre la posibilidad de la creación de un falso delito común con el fin de enjuiciarlo por causas políticas, tal y como lo han hecho con varios periodistas y activistas ‘incómodos’ al sistema: «Las causas políticas que se esconden tras repetidas amenazas de sanciones por “usurpación de capacidad legal”, “difusión de noticias falsas”, y un etcétera tan largo como las chapuzas de las últimas seis décadas.»