Estamos más fuertes que millones que temen enfrentar a la dictadura: José Daniel Ferrer

El coordinador general de la Unpacu, José Daniel Ferrer, afirmó en el noveno día de huelga de hambre que los más de 60 activistas que se han adscrito a la misma están con fuerzas para seguir y continuar desafiando al régimen
José Daniel Ferrer
 

Reproduce este artículo

El coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, afirmó este domingo que los más de 60 activistas que están en huelga de hambre, varios de ellos por nueve días, están más fuertes que los millones de cubanos que temen enfrentar a la dictadura.

La huelga de hambre debilita físicamente, pero fortalece espiritualmente, por lo que estamos más fuertes que otros millones de cubanos que temen enfrentarse a la tiranía, dijo el líder opositor en una directa que realizó a través de su cuenta en Facebook, para actualizar sobre el estado de los huelguistas.

“A los 60 en huelga la tiranía nos teme más que a 11 millones que no hacen nada para enfrentarla, que andan de cola en cola, sufriendo y con mucho miedo”, comentó Ferrer. “Me avergüenza el lamento estéril de muchos compatriotas, pero seguimos luchando por ellos”, agregó.

Según detalló, cuatro activistas de los 63 que este sábado estaban en huelga de hambre debieron deponerla por motivos de salud. Experimentaron síntomas como fuertes dolores de cabeza, pérdida de visión, temblores y pérdida momentánea del conocimiento.

Como otros se han sumado, seguimos siendo más de 60, aseveró el líder de la Unpacu y promotor de Cuba Decide, quien como consecuencia de la huelga actual y problemas de salud derivados de otras anteriores está experimentando “fuertes dolores en los riñones”.

Motivos para seguir

La huelga de hambre de activistas de la Unpacu y cubanos simpatizantes con su causa arriba este domingo a su noveno día sin que desaparezca la causa que la propició. 

“Nuestro reclamo es que no pueden detener ni a activistas que vienen a la sede ni a las personas pobres que vienen en busca de ayuda”, dijo Ferrer sobre el cerco policial que el régimen mantiene a la sede de la Unpacu desde hace ya dos semanas y que detonó la protesta pacífica.

Los agentes impiden que la organización opositora realice su labor humanitaria: ofrecer alimentos y medicina para la población pobre de Altamira, en Santiago de Cuba, territorio donde opera.

Niños y ancianos que intentan llegar hasta allí han sido golpeados por la policía, ubicada en un cordón de seguridad cuyo objetivo es desconectar a los huelguistas.

En la directa de Ferrer este domingo un anciano que logró burlar el cerco explicó que cinco o seis agentes permanecen apostados en la cuadra aledaña a la sede de la Unpacu, observando e impidiendo que cualquier necesitado o simpatizante acuda a la misma.

Él logró llegar por una distracción de los represores, derivada de que una conocida del anciano lo llamó con naturalidad para preguntarle algo.