Exiliados cubanos protestan en Madrid contra la visita de los Reyes

 

Enojo, asombro y repudio ha causado en varios grupos de exiliados cubanos la Visita de Estado que realizarán los reyes de España a Cuba entre el 12 y el 14 de noviembre próximos. Por lo que uno de ellos “Cuba Convergente”, radicado en República Dominicana, convocó a una protesta a nivel internacional frente a las sedes consulares españolas.

El Movimiento Acciones por la Democracia se hizo eco de la convocatoria y aglutinó a un veintena de personas este miércoles frente al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Colaboración, ubicado en Madrid, España, demandando la cancelación del viaje de los reyes, o una reunión con opositores cubanos.

La protesta coordinada por Lázaro Meireles se prolongó durante una hora y participaron artistas como Nonardo Perea, jóvenes desarrolladores como Ronald P. Olivera, colaboradores del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, y otros colegas extranjeros.

 

 

Ronald, quien lleva 3 años viviendo en España, contó a ADN CUBA que salió de la Isla con el objetivo de cumplir sus sueños, que a su vez— asegura— son los sueños de cualquier cubano: “tener un poco de libertad económica, un poco de libertad de expresión, poder ayudar a la familia y crecer profesionalmente”.

Aunque el exilio no ha sido fácil, pues ha estado indocumentado durante mucho tiempo, Ronald siente que ha sido mucho mejor encontrarse en ese estado de libertad, que en la propia Cuba. Además, está pendiente de las acciones que se hacen en la Isla, como el reto #LaBanderaEsDeTodos y siente que es su deber hablar por los que en Cuba no pueden hacerlo, por el miedo o la represión. Ronald tiene fe y afirma que cada vez son más los cubanos que se pronuncian abiertamente en contra del régimen.

Es lamentable la noticia de la visita a Cuba de los reyes Felipe VI y Letizia una vez concluida la segunda vuelta de elecciones generales en España. Y es lamentable porque dentro de su agenda de trabajo no hay espacio para la disidencia cubana.

 

 

Luego de un año de que el mandatario en funciones Pedro Sánchez, pasase por la Isla sin interés alguno por reunirse con la sociedad civil local, se percibe en este nuevo acercamiento, que solo subyacen intereses económicos.

La firma de la constitución cubana dejó en claro en 2018 que el régimen no estaba abogando por mayores derechos democráticos, sino por el mantenimiento de un poder heredado. A este contexto, se debiera agregar la firma del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre Cuba y la Unión Europea, en el que el cumplimiento de los derechos humanos por parte del gobierno cubano, apenas ha sido esbozado.