Mujeres futbolistas se quejan de ganar menos que los hombres en Brasil

Tras coronarse como las mejores de América, las jugadoras del Corinthians volvieron a casa con la Copa Libertadores bajo el brazo, pero con un cheque 150 veces menor que el que recibirán los chicos por vencer el mismo torneo, una disparidad que indigna a las futbolistas del "Timão".

"Son 85.000 dólares para el campeón femenino y 12 millones de dólares para el masculino, es mucha diferencia", confesó en una entrevista con Efe la delantera del Corinthians Giovanna Crivelari, de 26 años, autora del primer gol de la victoria ante la Ferroviaria brasileña por 2-0, que les dio el título el pasado 28 de octubre.

La denuncia refleja que en el fútbol la brecha de género todavía es enorme y figura como uno de los mayores obstáculos para el crecimiento de la modalidad, tanto en Brasil como en toda Sudamérica.

"Soñamos con que haya igualdad en el fútbol, tanto en estructura como en premios", terció otra de las vencedoras de la Libertadores por el "Timão", Cacau Fernandes.

Como ejemplo en otras modalidades, el tenis reparte el mismo premio monetario para los ganadores y ganadoras de los cuatro Grand Slam: Abierto de Australia, Roland Garros, Wimbledon y el US Open.

 

 

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) destinó este año 161,9 millones de dólares en premios a los equipos masculinos participantes del torneo, una cifra "histórica".

Apenas por la final, que se disputará el próximo 23 de noviembre en Lima entre Flamengo de Brasil y River Plate de Argentina, el ganador se llevará 12 millones de dólares y el subcampeón 6 millones, un 100 % más de lo que se otorgó en 2018.

Asimismo, cada uno de los equipos que disputó la primera fase de la Libertadores se llevó 300.000 dólares, 3,5 veces más que el premio al campeón de la modalidad femenina.

Al cierre de la Libertadores 2019, el campeón continental acumulará un total de 20,4 millones de dólares, mientras que el subcampeón se llevará 14,4 millones.

El torneo femenino, que se jugó en Ecuador y contó con la participación de 16 equipos, también alcanzó cifras récord en la modalidad. Otorgó 85.000 dólares al Corinthians y 50.000 al segundo colocado, la Ferroviaria de Araraquara. Una cantidad, no obstante, muy lejos de los millones de los chicos.

Efe se puso en contacto con fuentes de la Conmebol para conocer su opinión acerca de la discrepancia monetaria en los premios entre hombres y mujeres, pero, hasta el momento, no obtuvo una respuesta.

 

 

En su experiencia en España en 2008, 2009 y 2011, Fernandes pudo ver una estructura de fútbol femenino totalmente distinta a la de Brasil.

"Cuando jugué allá ya era muy bueno el fútbol español. En la organización de las federaciones era mucho más avanzado que Brasil. Y el apoyo al fútbol femenino era mucho mayor, no había tanto prejuicio y machismo como aquí", subrayó.

Ya Crivelari, que jugó en China y Corea del Sur, también vio un nivel de desarrollo e inversiones mucho mayor, principalmente en las categorías de base.

Pese a todas las dificultades a las que se enfrentan a diario en Brasil, Fernandes y Crivelari son optimistas.

"Sao Paulo es un ejemplo porque la federación de esa región mejora cada año el campeonato local, el Brasileiro también está evolucionando", afirmó Fernandes.

Además, recordó el gran salto en la visibilidad del fútbol femenino en el país con la transmisión de esta modalidad por la televisión.