Eurodiputados piden enviar observadores a marcha del 15N

“Europa tiene que estar con los cubanos”, afirmó Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo, en apoyo a la Marcha Cívica por el Cambio
 

Reproduce este artículo

Los eurodiputados Dita Charanzová (República Checa) y Javier Nart (España), pidieron a Josep Borrell que la Unión Europea mande observadores a Cuba para la Marcha Cívica por el Cambio, prevista para el 15 de noviembre.

Charanzová y Nart respaldaron una carta del grupo político parlamentario Renovar Europa enviada al alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Común, “dadas las amenazas del régimen cubano” a los activistas del grupo contestatario Archipiélago, promotor de la manifestación contra la violencia, por el respeto a los derechos humanos en la isla y la liberación de los presos políticos.

“Europa tiene que estar con los cubanos”, afirmó en Twitter Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo.

Solicitaron a Borrell “que defienda el derecho de manifestación pacífica de la sociedad democrática cubana (…) a pesar de la decisión del gobierno de prohibirla”, explicó un comunicado de Renovar Europa.

Pidieron la presencia de representantes de la Delegación de la UE en La Habana en las principales capitales de provincia, como Santiago de Cuba, La Habana, Villa Clara y otras, “para dar testimonio de primera mano de los acontecimientos que tendrán lugar en sus calles durante las protestas como parte de su habitual labor diplomática”.


El eurodiputado Javier Nart, vicepresidente de la Delegación para las Relaciones con los Países de América Central, dijo que “dada la importancia de esta manifestación y teniendo en cuenta que el comportamiento de las autoridades cubanas frente a las demandas de libertad hasta la fecha ha sido responder con violencia y represión, es extremadamente importante que la UE tenga sus propios representantes presentes como observadores neutrales en las próximas manifestaciones”.

Recordó que “el apoyo de la sociedad civil es uno de los puntos que condicionó el apoyo que el Parlamento Europeo dio al diálogo político y acuerdo de cooperación UE-Cuba”.

Por su parte, Charanzová añadió que “el pueblo cubano quiere un cambio, y tiene todo el derecho de pedirlo pacíficamente. Los derechos humanos y la inclusión de la sociedad civil son el núcleo del Acuerdo UE-Cuba. Es nuestro deber garantizar que se respeten, el 15 de noviembre y siempre”.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) advirtió el miércoles 27 de octubre que “el régimen se prepara para reprimir de manera violenta” a quienes participen en la Marcha Cívica por el Cambio.

La ONG alertó sobre “las órdenes dadas por el gobierno de Cuba para que estudiantes y otros civiles repriman a manifestantes el próximo 15 de noviembre con palos y otros objetos contundentes”.

Alejandro González Raga, director ejecutivo del OCDH, afirmó que “hemos sido testigos de la peligrosa demostración de odio entre ciudadanos que promueve el gobierno, al orientar a las personas armarse con palos para reprimir a otros que decidan sumarse a la manifestación pacífica. Responsabilizamos a Miguel Díaz-Canel por el escenario de violencia que está generando con estas decisiones”.