Desalojo de Héctor Luis Valdés no podría ocurrir en país democrático, dice abogado de DDHH

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, se solidarizó con el periodista ciudadano Héctor Luis Valdés quien fue desalojado de donde vivía rentado en La Habana, debido a presiones de la Seguridad del Estado
Desalojo de Héctor Luis Valdés, periodista independiente cubano
 

Reproduce este artículo

José Miguel Vivanco Inostroza, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, se solidarizó con el periodista ciudadano Héctor Luis Valdés quien fue desalojado de donde vivía rentado en La Habana, debido a presiones de la Seguridad del Estado castrista.

“Típico acoso del régimen cubano: El periodista Héctor Luis Valdés fue desalojado del apartamento que rentaba luego de que las autoridades presionaran al propietario”, denunció Vivanco mediante un tuit.

Además, el abogado defensor de derechos humanos chileno señaló que una acción así “sería impensable en cualquier país democrático”, pero que “es una práctica recurrente en Cuba”.

Presiones a los propietarios mediante, los órganos represivos del régimen cubano consiguieron que Héctor Luis Valdés Cocho, acosado y hasta amenazado de muerte por su labor informativa y su cercanía al Movimiento San Isidro, sea desalojado de su alquiler.


Según declaró a ADN Cuba Valdés Cocho, la Seguridad del Estado presionó a su casero para que lo sacaran de la renta este mismo lunes, pero el propietario, por suerte para el afectado, explicó a los agentes que no podía desalojarlo hasta el día 12 de enero, fecha en la que se cumple el último mes pagado.

El joven vio venir su desalojo desde semanas atrás y conocía de las presiones de las que estaban siendo objeto sus caseros, o al menos tenía sospechas de que algo similar estaba pasando.

“Hace pocos días lo que era sospecha se convirtió en realidad. Los dueños del alquiler me habían comunicado que por razones personales tenía que abandonar el mismo, ya que para ellos les era imposible que yo continuara rentado en su propiedad. Después me comunican que si en la fecha acordada no pagaba el inmueble sería expulsado, algo totalmente ilógico cuando siempre he cumplido a cabalidad con en el pago del mismo en la fecha acordada.

Sin embargo, en un arranque de aparente sinceridad, hoy me confirma que era todo lo contrario. Una vez más las garras de la Seguridad del Estado tomaban cartas en el asunto, una vez más mediante el uso del chantaje, las amenazas, el miedo y demás, manipulan a propietarios legales de viviendas que están en todo su derecho de tener en su casa a quién ellos deseen”, escribió el joven periodista este lunes en su perfil de Facebook, donde dio detalles.

Según afirmó en un post, este deleznable desenlace se da luego de tres meses en los que el régimen ha estado buscando el odio de sus vecinos contra él, así como de 16 días de “constante vigilancia en las afueras de la renta”, un acto de repudio fallido, despliegue de rumores totalmente falsos en la cuadra y el envío de patrullas en un día festivo como el 25 de diciembre.

Asimismo, tras “una campaña mediática por los medios informativos oficiales con el objetivo de buscar el odio de cubano a cubano. (…) Toda una artimaña para lograr lo que en el día de hoy lograron, con el uso de la bajeza que los caracteriza”, resumió Valdés Cocho.

“¿Por qué les es tan difícil jugar limpio? ¿Por qué usan estos trucos sucios incluso para alguien tan de bajo nivel como ustedes? ¿Acaso somos un adversario tan fuerte que prefieren ir como ratas y buscar la manera más estiercolera para reprimir y hostigar a quien no piense igual que ustedes?”, cuestionó el joven a sus represores.

Forzar el desalojo de activistas, opositores y periodistas independientes que viven rentados en viviendas, mediante presiones a propietarios legales, va siendo una práctica común de la policía política cubana.

De ello ha sido víctima la periodista de CubaNet Camila Acosta en varias ocasiones y la joven escritora Katherine Bisquet, una de los acuartelados durante días en la sede del Movimiento San Isidro para exigir la liberación de Denis Solís y el cese de las violaciones a las libertades y derechos en Cuba.