Denuncian desatención médica a preso político Noslén Ayala: positivo al Covid-19

Activistas cubanos denuncian que el preso político Noslén Ayala García, quien cumple condena en la cárcel de Quivicán, provincia Mayabeque, dio positivo al Covid-19, permanece delicado de salud y sin recibir atención médica
Denuncian desatención médica a preso político Noslén Ayala: positivo al Covid-19
 

Reproduce este artículo

Activistas defensores de los derechos humanos denuncian que el preso político Noslén Ayala García, quien cumple condena en la cárcel de Quivicán, provincia Mayabeque, dio positivo al Covid-19 a finales de mayo y aún permanece delicado de salud sin recibir atención médica. 

El opositor Zaqueo Báez Guerrero, coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) en La Habana, refirió en su perfil de Facebook este lunes:

“Según información de un preso común desde la prisión de Quivicán a Yumileisi Trujillo Nápoles (madre de las hijas pequeñas de Noslén) la dictadura Castro-Canel intenta asesinar al preso político Noslén Ayala García, quien el pasado día 24 de Mayo 2021 dio positivo a la COVID-19 en la prisión y fue trasladado al hospital de la prisión de San José, antiguamente para pacientes con VIH-Sida”

Báez Guerrero, detalló además que el prisionero político fue “trasladado nuevamente a la prisión de Quivicán y lo tienen aislado con vómitos y fiebre (presenta síntomas de Covid-19) y está sin atención médica en estos momentos. “No está ingiriendo alimentos”, precisó.

“No tenemos comunicación directa con Noslén Ayala García. ¡Responsabilizamos a la dictadura Castro-Canel por su integridad física y mental!”, advirtió el coordinador de Unpacu en la capital.

Báez Guerrero, compartió un fragmento de la llamada que recibiera Yumileisi Trujillo, a través de la cual conoció sobre el estado de salud del padre de sus niñas.

Por su parte, el líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, señaló en su cuenta de Twitter: “La vida del preso político miembro de la Unpacu, Noslén Ayala García, parece que corre grave peligro”.

“Es un activista muy valiente y rebelde a quien la policía política pudiera querer eliminar”, subrayó Ferrer.

Ayala, preso desde 2016, ha recibido indistintamente condenas por “desacato a la autoridad, resistencia y atentado y resistencia”, que suman una pena conjunta de alrededor de 10 años.

Durante su estancia en prisión, el activista ha denunciado que durante disímiles ocasiones lo han trasladado a varios centros penitenciarios del régimen.

Opositor cubano describe terribles torturas que sufrió en prisión

 

 

El prisionero político e integrante de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), Alberto Valle Pérez fue excarcelado esta semana y también denunció torturas y malos tratos por parte del régimen en las penitenciarías donde lo recluyeron durante un lustro.

El coordinador de la Unpacu en La Habana, Zaqueo Báez, publicó en redes sociales fotografías de Valle Pérez y señaló el deterioro físico del activista: “Así liberó la Dictadura Castro-Canel y la policía política el día 1ro de junio del 2021 al preso político Alberto Valle Pérez, tras 5 años de injusta prisión”.

“Gracias a Dios Alberto ya se encuentra en su vivienda con su familia”, añadió Báez en un post de Facebook. El coordinador de la Unpacu también agradeció “a todos esos hermanos de lucha tanto dentro como fuera de la nación cubana que siempre ayudaron y apoyaron a Alberto Valle Pérez y aún apoyan a todos los presos políticas y sus familiares”.

Valle Pérez denunció que durante los últimos años vivió un calvario entre las penitenciarías habaneras de Valle Grande y el Combinado del Este, así como la Prisión Provincial de Holguín. El opositor cumplió su condena de 5 años, por el presunto delito de “desacato”.

Valle fue enviado a la cárcel el 7 de junio de 2016 por participar en protestas públicas en La Habana, explicó la Unpacu.

“Conviví y sufrí la tortura que le hacían a los presos en Valle Grande. Fue una de las prisiones más duras por las que pasé. Y las torturas más brutales las vi en la cárcel de Holguín: esposaban a la gente y le daban golpes, hubo varios muertos. Allí conocí presos que se ahorcaron porque no le daban el beneficio que les tocaba”, declaró Valle Pérez a Radio Televisión Martí.

Mencionó un método de castigo llamado el “chocolongo”, un tubo “en el que tú pegas tu espalda y te esposan y entonces te pegan con un palo que se llama 'pica pica' hasta que tienes que rogar que te saquen de ahí porque ya no puedes más”.

El ahora ex prisionero político, también describió otros abusos, como “piñazos en los ojos”, y que “te sacan los dientes a patadas”. Además, patadas en la cabeza, a la altura de las sienes, “para que cuando salgas de libertad, parezcas nervioso. Vi a personas que las esposaron a las rejas y les golpeaban en el estómago”, añadió en conversación con Radio Televisión Martí.

 

Recomendaciones

 

Relacionados