Denuncian corrupción, violencia de género y favoritismo en misiones médicas cubanas

Una fisioterapeuta santiaguera pasó más de siete años intentando participar en alguna Misión Médica fuera de Cuba. Los disímiles atropellos y arbitrariedades que ha sufrido por parte de funcionarios del régimen los denunció a través de una entrevista con el coordinador de la UNPACU, José D. Ferrer
 

Reproduce este artículo

Virginia de la Caridad Fernández Palma, Licenciada en Tecnología de la Salud, en el perfil Fisioterapia y Rehabilitación, residente en la provincia de Santiago de Cuba, pasó más de siete años intentando participar de alguna Misión Médica fuera del país, que le permitiera compensar su situación económica.

A pesar de tener contrato firmado para incorporarse en una misión en Venezuela, no llegó a salir de la isla. Luego, durante años quedó como la primera en la lista de colaboradores pendientes por viajar, pero nunca la llamaron.

En una entrevista con José Daniel Ferrer, coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y promotor de Cuba Decide, trasmitida por Youtube, Virginia denunció los atropellos y arbitrariedades que ha sufrido intentando formar parte de alguna Misión.

La  trabajadora del Policlínico Carlos J. Finlay en Santiago de Cuba, detalló en su intercambio con Ferrer que ha sido víctima de un sistema “corrupto, lleno de favoritismos, engaños y racista”.

“Este no es mi primer reclamo. Llevo  entre 7 y 8 años intentando salir a una Misión Médica y por muchas razones no he podido, lo que he denunciado a todas las entidades de la provincia. He enviado 27 cartas al Primer Secretario del Partido Comunista, Lázaro Expósito, por último fui ayer y me dijo que hiciera lo que quisiera”, contó Fernández Palma.

La fisioterapueta, durante el video de la entrevista mostró el Comprobante de Vigilancia Epidemiológica que cada colaborador de Salud Pública debe mostrar antes de salir de misión, un contrato firmado para Venezuela con la ubicación que tendría al llegar con fecha 17 de marzo de 2019, y la boleta que cada trabajador debe completar durante los trámites. ¿Por qué no pudo salir al viaje previsto?

“Antes de abordar el avión me dijeron que no iba, porque no había pagado (haciendo alusión a los funcionarios implicados en los contratos de los colaboradores que reciben un pago extra por los trámites y decidir quién sale o no de la isla). Al denunciar el atropello, “la doctora María Caridad de la Cruz Castro, Jefa de Colaboración Provincial en Santiago de Cuba, emite un documento donde menciona que no había disponibilidad para los especialistas de mi perfil en la misión especial de Venezuela; que nadie de la provincia ha salido, a no ser quienes estaban en espera desde 2016, pero ninguno de los nuevos casos,  y que la indicación era que solo saldrían hombres. Y refiere que a partir de la normalización de las misiones se cubriría el plan relevo, del cual yo soy la primera en la lista”, detalló Fernández Palma.

“Toda la carta completa es mentira. Si han salido mujeres del Hospital Provincial, la gente de ella, todas blancas. Ella me decía una negra no puede salir y más si no tiene dinero para pagar. Puedes escribir mil cartas que yo soy Castro, de quienes mandan en este país. Sobre esto jamás Expósito me ha contestado. Solo envía personas a mi casa con justificaciones para todo. Mientras, la jefa provincial de Salud en Santiago sacó de misión a una amiga, incluso embaraza, con el objetivo de interrumpirse el embarazo en Venezuela y seguir la misión, pero al no poder tuvo que regresar. Ella le llevaba regalos muy decorosos, así funcionan las cosas”, comentó.


Virginia Fernández Palma, cobra como fisioterapeuta alrededor de 978 pesos al mes ( 39 dólares), tiene una niña de 11 años y las paredes de su casa, así como el techo, apuntalados, a punto de caerse.

“Desde que yo me he quejado, mis compañeros de trabajo, el personal de Recursos Humanos, la directora y subdirectora del Policlínico, no dejan de cometer injusticias contra mí”, aseguró, a la vez que contó sobre las respuestas racistas que ha recibido.

“Yo era la secretaria del sindicato en mi área y me acusaron de ladrona.  Cuando les demostré que todo el dinero del fondo estaba intacto, fue pero, me hicieron cosas horribles, me mandan a hacer trabajos en horarios que nadie hace, me amenazan, siento una terrible persecución (…) lo último fue que en medio de la pandemia del coronavirus, con mi hija en casa, en vez de encontrar opciones alternativas para poder trabajar y cuidarla me dijeron que mí solución es pedir la baja. Así es cuando reclamas y dices la verdad”, concluyó.

En tanto, las misiones médicas cubanas son denunciadas como ejemplos de “trata de personas”. Washington alega que La Habana no ha tomado medidas para abordar las políticas “coercitivas y de explotación” en estas misiones, que son “indicadores claros de la trata de personas”.

“Hasta 50 000 médicos cubanos han sido forzados por el régimen de Castro a situaciones de trata de personas en más de 60 países”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en sus comentarios, quien presentó el Informe Anual de su Departamento sobre la trata junto a la asesora presidencial Ivanka Trump.