CIDH condena represión del régimen durante protestas en Cuba

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos exigió al régimen cubano “garantizar integralmente el derecho a la protesta”, y el “respeto de los estándares internacionales de derechos humanos sobre uso de la fuerza estatal”
 

Reproduce este artículo

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y sus Relatorías Especiales para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Redesca), y Libertad de Expresión (RELE) condenaron la represión estatal y el uso de la fuerza durante las protestas iniciadas el pasado 11 de julio en Cuba.

Exigieron al régimen cubano “garantizar integralmente el derecho a la protesta”, y el “respeto de los estándares internacionales de derechos humanos sobre uso de la fuerza estatal”.

También instaron a “entablar un diálogo al interior de la sociedad para atender las demandas de la población” y “cesar su distanciamiento de los sistemas internacionales de derechos humanos”.

La CIDH explicó en un comunicado que “de acuerdo con información pública, el domingo 11 de julio de 2021, miles de personas salieron a las calles, en al menos 40 municipios y ciudades del país para protestar pacíficamente a fin de exigir el ejercicio de libertades civiles y cambios en la estructura política”. También se protestó ante la falta del acceso a derechos económicos, sociales y culturales.

Las manifestaciones también clamaban por la liberación de las personas activistas, periodistas y artistas que habrían sido detenidas por expresar su opinión en contra del gobierno cubano.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (RELE) recibió reportes sobre ataques a periodistas independientes y corresponsales. Mencionan a Ramón Espinosa, fotorreportero de AP Noticias, que fue sido agredido por agentes de la policía cuando cubría la manifestación en La Habana; también un camarógrafo de la misma agencia habría sido agredido presuntamente por un grupo de ciudadanos afines al régimen. Asimismo, la RELE recibió información sobre al menos diez detenciones de periodistas de medios como CubaNetTremenda NotaPalenque Visión, ADN Cuba y La Hora de Cuba, tanto en La Habana como en otras ciudades; y de operativos policiales que habrían impedido a varios reporteros salir de sus casas.

Miles de cubanos tomaron las calles el pasado domingo para protestar contra el régimen del Partido Comunista al grito de “¡Libertad!”, y otras consignas conta Fidel y Raúl Castro, así como contra el mandatario actual Miguel Díaz-Canel.

Fue una jornada inédita en más de 60 años de régimen comunista, cuyo resultado es el de cientos de detenidos o desaparecidos, una cifra indeterminada de heridos y la muerte de un civil a manos del Ministerio del Interior, única reconocida por el gobierno.

La brutal represión se desató luego que Díaz-Canel ordenara a las fuerzas de seguridad y a los partidarios del castrismo a salir a “combatir” a los manifestantes pacíficos. Desde entonces, las autoridades ejercen un fuerte control para impedir nuevas protestas.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) denunció este jueves la indefensión de los detenidos en Cuba durante las masivas protestas de los últimos días.

La organización no gubernamental con sede en España, explica que los tribunales de la isla estarán cerrados durante una semana. Por tanto, durante ese tiempo será imposible interponer recursos en favor de “las víctimas de la represión en Cuba”, informó la agencia de noticias EFE.

“No hay ley, Cuba se encuentra en un estado de sitio o excepción no declarado, mientras las fuerzas represivas continúan con la represión, organizando redadas, allanando viviendas para detener a manifestantes con total discrecionalidad y violencia”, explicó el OCDH que cuenta con una red de observadores en la isla.

La ONG Cubalex, que da asesoría legal a defensores de derechos humanos, ya suma en su listado 261 detenidos y desaparecidos durante las protestas. El número crece constantemente porque la policía política y las fuerzas especiales del Minint y el ejército están cazando en sus domicilios a quienes identifican como participantes en las protestas.