Aymara Nieto: otro cumpleaños en prisiones de la dictadura

La prisionera política cubana Aymara Nieto Muñoz cumple otro año de vida este 23 de junio, separada de sus familiares debido a la condena que le impuso el castrismo
Aymara Nieto, presa política. Foto: Estado de Sats
 

Reproduce este artículo

La prisionera política cubana Aymara Nieto Muñoz, ex Dama de Blanco, activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) y promotora de Cuba Decide, cumple otro año de vida este 23 de junio, separada de sus familiares debido a la condena que le impuso el castrismo.

“Hoy está de cumpleaños una de las cubanas que más ha entregado a la libertad de Cuba”, expresó en Facebook la periodista independiente Camila Acosta.

La reportera recuerda que “no es el primer año que [Nieto] pasa en la prisión política cubana; a ella la han golpeado, le han robado sus pertenencias, encerrado en celdas de castigo y enviado a cientos de kilómetros de sus hijas”.

Acosta dijo que un día como hoy, piensa en Aymara Nieto “y en todo lo que el régimen cubano le ha negado, despojado, ultrajado, a ella y a su familia”. También en “sus pequeñas hijas, las mayores víctimas del ensañamiento” con Aymara Nieto.

La periodista lamentó la separación familiar impuesta por el régimen, “y todo porque su madre ha decido ser libre, luchar por un mejor futuro para ellas, ha decidido expresarse libremente y no hincar la rodilla ante la dictadura”.

Camila acosta concluyó su post felicitando a Aymara Nieto Muñoz: “eres grande”.

La prisionera política tiene tres hijas (dos de ellas menores de edad) y dos nietas. Fue condenada en el 2018 a pasar 4 años en la cárcel, por los supuestos delitos de atentado, daño y desacato, cuando salía de la sede de las Damas de Blanco en La Habana.

La activista opositora tiene residencia legal en la capital, donde se encontraba cumpliendo la sanción política, pero a principios del 2020, en medio del contexto de la pandemia de coronavirus en la isla, fue trasladada a una celda de aislamiento en Las Tunas, sin que previamente sus familiares fueran notificados.

Tampoco pudo llevar sus pertenencias, desde La Habana a una cárcel de Las Tunas. De esta manera añade una vejación adicional a los malos tratos en injusta reclusión: separar a Nieto de su familia unos 600 kilómetros.

Según las autoridades del régimen su traslado fue como castigo por haberse involucrado en un motín ocurrido en esa cárcel, en el que la opositora asegura que no participó.

En varias ocaciones ADN Cuba y otros medios independientes, han reportado denuncias sobre cómo el Departamento de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior (Minint) impide que sus familiares y otros activistas tuneros por los derechos humanos en Cuba, le hagan llegar a la prisión insumos de primera necesidad.

Nieto Muñoz fue una de las opositoras agredidas violentamente por las autoridades policiales en las calles habaneras mientras promovía la iniciativa Cuba Decide. El 20 de septiembre del 2015 participó en una protesta en la Plaza de la Revolución, durante la visita del Papa Francisco, junto a Ismael Boris y el matrimonio opositor compuesto por Zaqueo Báez y María Acón.

En 2018, Nieto Muñoz formó parte de la campaña “Todos marchamos”, liderada por las Damas de Blanco, así como en diversas protestas pacíficas públicas.

 

Portada: Foto: Estado de Sats/ Facebook