Arrestan a activistas que intentaron ver a Otero Alcántara

Arrestaron a tres activistas en La Habana cuando intentaron ver a Luis Manuel Otero en el Hospital Calixto García
Arrestaron a tres activistas en La Habana cuando intentaron ver a Luis Manuel Otero en el Hospital Calixto García
 

Reproduce este artículo

Los activistas Mario Alberto Hernández Leyva, Ohauris Rondón Rivero y José Díaz Silva fueron detenidos este 3 de mayo cuando intentaban llegar al Hospital Calixto García para ver al artivista Luis Manuel Otero Alcántara.

Tras ser liberado, Díaz Silva, presidente del Movimiento Opositores por una Nueva República (MONR) denunció en redes sociales la represión que sufrieron.

Los opositores fueron detenidos aproximadamente a las 10 a.m, en el Cuerpo de Guardia del centro médico, que está rodeado por un fuerte despliegue militar.

Cuando preguntaron por Otero Alcántara, se acercó un agente de la Seguridad del Estado vestido de civil y los condujo a una patrulla policial.

A él y a Hernández Leyva los llevaron a las afueras de la PNR de Zapata y C, en el municipio Vedado, y permanecieron una hora bajo el sol dentro del vehículo. Posteriormente fueron interrogados y pasadas las 3 p.m los devolvieron a sus viviendas.

Por su parte, a Rondón Rivero lo dejaron abandonado en Boyeros.

LMOA: Huelga de hambre y sed y traslado forzoso a Hospital Calixto García

Desde el 25 de abril, Otero Alcántara se declaró en huelga de hambre y sed, contra el robo de sus obras y el cerco policial que lo rodeaba.

Además el artista exige 500 mil dólares por los daños a las obras, durante la invasión a su domicilio el pasado 16 de abril, y una disculpa pública del gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel.

En una semana donde el estado de salud del artivista se fue deteriorando, fuerzas represivas del régimen decidieron irrumpir en su vivienda al amanecer del domingo 2 de mayo. Fue trasladado al Hospital Calixto García.

Horas después, la televisión oficialista publicó un video manipulado, intentando desacreditar al fundador del MSI; sin embargo, activistas, amigos e integrantes de la sociedad civil cuestionan la veracidad de la grabación y continúan exigiendo fe de vida del artista, quien aún permanece incomunicado.